¿Por qué tomó una medida tan antipopular de despedir a 12 empleados?
A nosotros nos duele más que a nadie tomar esta medida drástica, pero no nos quedó otra. Cuando asumimos en el club había un desfasaje mensual muy importante, entre ellos los sueldos. Ahora no quedó otra solución que tomar esta medida. El juez Fabián Bellizia también entiende que hay que reducir los costos operativos porque así el club era inviable.

¿Por qué no le buscaron una salida menos traumática a la situación? Detrás de cada despido hay una familia que también pierde una fuente de trabajo.
Entiendo perfectamente lo que decís y estoy muy angustiado por la medida que tomamos. Sé que estas decisiones bruscas nos comprometen y no caen bien, pero también digo que la planta de empleados está sobredimensionada. El club tiene 400 empleados y el juez nos pidió una adecuación operativa para que el club deje de ser deficitario. Este problema que afrontamos y que debemos resolver nosotros viene desde antes. Nuestra gestión lo heredó.

Llama la atención que los despedidos en el área fútbol profesional no coincidían con la metodología de Martín Mackey, el director deportivo de las divisiones inferiores. Primero fue Carlos Panciroli (entrenador de arqueros) y luego el preparador físico Adrián Busso y el ayudante técnico Roberto Viglione. Además, echaron a Luis Craft, un reconocido kinesiólogo adentro del club.

Aseguro que los despidos no fueron digitados. El club tiene gente de recursos humanos que realizó un estudio y observó que había personas que sobraban en algunos lugares y faltaban en otros. Lo que le pedimos es que esa reducción de personal no afectara el normal funcionamiento del club.

Panciroli dijo en una nota con La Capital que lo echaron porque era “el último que quedaba del grupo de Vojvoda” y porque no compartía el método de Mackey.

Es doloroso para mí que Panciroli piense eso. Lo quiero mucho, fue un jugador importante para la historia del club y hasta yo lo dirigí. No es como él dice porque también se tomó la decisión de reducir el personal en otras áreas. Los principales dirigentes de la comisión directiva, en muchos casos, no sabíamos los nombres que iban a ser despedidos. Eso lo decidió el área de recursos humanos junto con el sector administrativo del club. Esta decisión se tomó con el conocimiento del juez Bellizia y de los integrantes del órgano fiduciario.

En el despido de Panciroli tuvo influencia la opinión de Mackey.
Y sí.., aunque él estaba trabajando en el proyecto. La gente que está con Mackey evaluó quién debía seguir y quién no. Panciroli es un excelente profesional y mejor persona. Pero esta determinación se tomó en conjunto y no tiene nada que ver con una cuestión personal. Reconozco que Mackey impuso otra metodología de trabajo y es lógico que trajera a su gente de mayor confianza. Por eso tiene plena libertad para tomar las decisiones que crea conveniente.

¿Está conforme con el trabajo de Mackey en las inferiores?
Muy conforme. Mackey es una persona capacitada y que llegó a Newell’s para modificar muchas cosas que se estaban haciendo mal en las inferiores con un proyecto moderno y acorde con los tiempos que vivimos. El fruto del trabajo de él recién se verá dentro de 4 o 5 años. Hay que poner énfasis en la captación de juveniles. Siempre digo: si a Mackey le das una piedra, no va a salir un diamante. En cambio, si captás a un pibe que tiene condiciones y se forma con el método Mackey, vamos a sacar a un jugador espectacular. El secreto está en la captación y en cómo potenciás a esa materia prima.

¿Cree que la elección de Omar De Felippe puede potenciar el trabajo en las inferiores?
Encaja perfectamente porque De Felippe es un entrenador que se adapta a formar un equipo con jugadores experimentados y otros surgidos de las inferiores. Siempre tenés que tener futbolistas de experiencia. Fijate que nosotros nos salvamos del descenso con Osella gracias al aporte de Maxi Rodríguez, Scocco, Formica y otros jugadores de recorrido que había en ese momento. Ahora estamos en la etapa de capitalización de los jugadores surgidos en el club y eso cuesta. Lleva un tiempo, pero tampoco podíamos seguir así. Por eso se fue Llop. Me dolió en el alma tener que decirle, junto a mis pares de comisión directiva, que se vaya.

“Pasamos por momentos difíciles en la relación entre los integrantes de la comisión directiva, pero ahora nos estamos entendiendo”

¿Usted convenció a Llop de que lo mejor era que diera un paso al costado si realmente quería tanto al club?
Llop no podía seguir. Ya le habíamos perdido la confianza y la gente empezaba a ponerse inquieta. Perdimos muchos puntos con él. A veces sin merecerlo, pero la realidad es que en la tabla debiéramos tener 15 puntos más y no los tenemos. Siempre voy a estar agradecido porque es un hombre del club y con un sentido de pertenencia como pocos. Las cosas no salieron, pero el Chocho intentó con la promoción de chicos del club llevar adelante la parte del proyecto que habíamos hablado. También debo agradecerle a Garfagnoli por la mano que nos dio en este difícil momento sin poner un pero.

¿Qué lo tiene más preocupado: la situación futbolística o la económica?
En lo futbolístico no estamos desesperados, sino preocupados y ocupados. Es cierto que no se nos vienen dando los resultados, pero estamos a 23 puntos de Olimpo, el último equipo que hoy se está yendo al descenso. Por eso decidimos cortar el proceso del Chocho y optamos por De Felippe. Y en lo económico, de a poco vamos asomando la cabeza.

¿Era De Felippe o Gustavo Quinteros?
Sí, sí, pero De Felippe es el indicado para este momento. También nos gustaba Gustavo Quinteros. Lo que hablamos con De Felippe es que tenemos que sacar, por lo menos, 15 puntos en los partidos que quedan. Y para el próximo torneo le vamos a traer cinco refuerzos y seguiremos con la promoción de los pibes de inferiores. Nosotros tenemos claro el plan que queremos llevar adelante y nada nos desviará de ese objetivo. Hoy nadie se acuerda de que esta comisión agarró un club que se iba a la quiebra y con mucho esfuerzo nos salvamos del descenso con Diego Osella y lo estamos normalizando.

¿Es difícil hacerle entender eso al hincha cuando ve que todos los días hay un problema nuevo en el club?
Hay problemas porque la situación económica es complicada. Pero esta comisión directiva, de a poco, está cumpliendo con todos los compromisos que asumió. Les pagamos a la Superliga, a la Fifa, con la que teníamos una deuda de 3 millones de dólares por lo de Mauro Formica y Scocco y ya estamos al día. Lo que pasa es que el hincha mira sólo el resultado. Si Newell’s hubiera ganado todos los partidos nadie habla de los problemas. Si esta comisión no hubiera afrontado los compromisos de pago, Newell’s ya estaría desafiliado. Si no tomábamos las medidas que tomamos, no había ni para pagar los sueldos. Ahora estamos al día con los empleados, con el plantel profesional y vamos a pagar la cuota de marzo de 14 millones de pesos por el salvataje económico. Desgraciadamente para resolver estos problemas tuvimos que tomar medidas muy duras. Y en esto quiero agradecer mucho el apoyo que tuvimos del juez Bellizia. No tomamos ninguna decisión económica sin la aprobación de la Justicia y para lograr eso hoy tenemos una fluidez de comunicación regular entre las partes. Estamos convencidos de que esta es la mejor manera de salir adelante. El club necesita de ese control del juez para que la institución se nivele y se encamine.

¿Qué es lo que más le sedujo de De Felippe?
Que es un técnico equilibrado. No es un loquito que quiere ir todo el tiempo para arriba ni tampoco sus equipos se cuelgan siempre del travesaño. Es un técnico respetado en el ambiente del fútbol. Como dije, a mí me gustaba Gustavo Quinteros, pero nos decidimos por De Felippe. Quinteros es un Pochettino, un Berizzo. Con un nivel internacional importante. Tiene Copa América, dirigió selecciones y eliminatorias en el lomo. De Felippe tiene un conocimiento más claro del fútbol argentino porque dirigió acá. Sabe cómo enfrentarlos. Por ejemplo, el domingo (hoy) jugamos contra Banfield y él fue ayudante de campo de Falcioni. Cuando juguemos contra Vélez, él también ya dirigió a varios de los jugadores que vamos a enfrentar.

¿Qué influencia tiene el juez Bellizia en las decisiones de la comisión directiva?
Es simple: nosotros llevamos las propuestas, las ideas y el juez las apruebas según lo que crea conveniente y beneficioso para el club.

¿No influye en las decisiones futbolísticas, como puede ser la contratación de un DT o un jugador?
No, eso lo decide la comisión directiva. El juez sólo tiene influencia en lo económico, pero algunas veces alcanza en otras aspectos porque es la persona encargada de controlar nuestros movimientos. Rescato muchísimo la gran relación que tenemos y el único interés que persigue el juez es que Newell’s salga adelante.

¿Newell’s está intervenido?
Para nada. La comisión directiva es la que maneja el club y conjuntamente con el magistrado tomamos las decisiones más convenientes. La función de él es recaudar el dinero para pagarles a los acreedores del club. Si Newell’s no consigue esa plata o empieza a malgastarla, el juez tendrá problemas. Lo único que le importa es que no cometamos errores en la administración. No hay que olvidarse de que la Justicia nos retiene el 15 por ciento de todo lo que ingresa para pagar el salvataje económico, una figura legal que desde el 2008 que regula al club. A eso hay que sumarle que estamos afrontando los compromisos que tiene el club día a día. Es complicado hacerle entender eso al hincha. La gente sólo quiere ganar. Es difícil gestionar pasiones. Yo también soy enfermo de Newell’s y todos los dirigentes que integran esta comisión queremos que le vaya bien porque somos hinchas. Por eso cuando gana el equipo tenemos una doble satisfacción. Hoy estamos en un proceso de reordenamiento de la institución. Ya hablamos con el juez que para junio vamos a inaugurar el hotel de Bella Vista y ya tenemos todo previsto para habilitar los servicios que faltan. También vamos a escriturar el predio de Ricardone, que históricamente se decía que no era del club y ahora, con la ayuda de Bellizia, pasará a ser propiedad nuestra. Estamos refaccionando el gimnasio cubierto porque será sede del Mundial Sub 17 de básquet, estamos haciendo los vestuarios nuevos para la reserva y para el hockey, vamos a cambiar toda la iluminación y a poner dos superpantallas para el estadio. No podemos seguir realizando obras porque tuvimos que resolver problemas económicos gravísimos. Me duele mucho tener que despedir gente a la que no podemos pagarle. Son personas que tienen una familia y sabemos que son buena gente. También me dolió en el alma tener que dejarlos ir a Maxi Rodríguez, Scocco o Formica. Maxi es Newell’s. Teníamos una relación bárbara y todo se rompió por los problemas económicos. Estoy totalmente arrepentido de cómo me porté con él, hice declaraciones desafortunadas y le pido perdón. Se fue enojado y me porté mal con él. Es un pibe bárbaro, compartimos muchas cosas. Hoy quiero que vuelva al club. Acá están sus primos, está Petete Rodríguez. Con Maxi me voy a sentar para pedirle disculpas. Lo voy a ir a buscar a Uruguay para convencerlo de que vuelva. Es un ídolo, un referente y debe volver a Newell’s. Lo que pasó es que se produjeron roces y yo realicé declaraciones impulsivas producto de la situación económica. Les prometía que les iba a pagar y después no nos depositaban la plata. Fue un grave error mío prometerles a Maxi, Scocco o Formica que les iba a pagar algo que sabía que no podía cumplir. Me porté muy mal y ahora voy a ir a buscarlo a Maxi.

¿Cree que Maxi se va a retirar en Newell’s?
Se debe retirar en Newell’s porque Maxi es Newell’s. Voy a viajar para pedirle disculpas y decirle que quiero que vuelva al club. Ojalá me las acepte. Toda la comisión directiva quiere que vuelva.

Ya que habló de la comisión directiva. ¿Es cierto que están peleados?
Hoy estamos bien.

Entonces era cierto que antes había rispideces entre ustedes.
Sí, claro. Reconozco que pasamos por momentos difíciles en la relación, aunque también muchas veces la prensa mostró que el vínculo entre nosotros era más exaltado que la realidad. Lo importante es que ahora tiramos todos para el mismo lado y las diferencias se limaron. Un claro ejemplo de esto fue la designación de De Felippe como técnico. Más allá de que también nos gustaba Quinteros, la elección fue unánime porque se respetó la decisión de la mayoría.

En la relación con el secretario José Menchón, quien le pidió que se tomara licencia, ¿también limaron las diferencias?

Sí, tuvimos una charla y arreglamos nuestras diferencias porque los dos queremos lo mejor para Newell’s. No se puede estar de acuerdo en todo cuando integrás una comisión directiva. Lo importante de esto es que siempre se buscó un consenso y todos coincidimos en que esto es un punto de partida. Toda crisis siempre deja un lado positivo y a partir de ahora todos miraremos para adelante. Sé que hay que escuchar y dialogar, pero la decisión final siempre es del presidente. Siempre en un marco de acordar criterios y que todos tiremos para el mismo lado. Si no pasa eso es imposible sacar a Newell’s adelante. Por eso se terminaron las diferencias. Aquel que tire para un lado y la comisión para el otro se tendrá que ir. Basta de peleas, que Bermúdez dijo esto, que D’Amico lo otro, Menchón o Concina lo otro. O que uno está del lado de este y no del otro. Lo hablamos entre todos y a partir de ahora aquel que no sume, se irá. Si me tengo que ir yo, que soy el presidente porque no sumo, me voy. No hay que olvidarse de la oposición. Que por más que nosotros hagamos bien las cosas siempre van a tener algo para decir. No tengo dudas de que los insultos y las cosas que pasaron el lunes contra Temperley estuvieron orquestadas por la oposición.

¿Está molesto con el rol que ocupa hoy la oposición?
Yo quiero una oposición que construya. Por ejemplo, Facciano no está de acuerdo con nosotros en nada, pero desde su lugar observo que suma. Seguramente tiene otro proyecto, pero él sabe que tiene que esperar hasta el 2020 cuando haya elecciones. Y si no quiere esperar que traiga el proyecto que tiene, lo evaluaremos, y si es conveniente para el club se lo vamos a aceptar. Después está la oposición que milita en las redes sociales y escribe cualquier barbaridad. Está resentida y no entiende que perdió las elecciones. Tiene que esperar hasta el 2020 porque nosotros no nos vamos a ir. Vinimos a salvar a Newell’s. A ordenarlo económicamente e institucionalmente y vamos a hacer todo lo posible para lograrlo. No somos unos loquitos que estamos haciendo cualquier pavada. Somos un grupo de socios que ganamos las elecciones, por algo la ganamos, y sacamos al equipo de una situación muy complicada con el descenso. Hay que tener memoria, estamos capitalizando al club, ya no le debemos a la AFA, a la Fifa y al plantel. Pero nadie dice que Newell’s se está estabilizando.

¿Los referentes de la oposición dicen que las puertas del club no están abiertas para ellos?
Siempre estuvieron y estarán abiertas. Hasta utilizaron las instalaciones del club para manifestarse. Y ahora hacen marchas o ponen pasacalles. Por qué la plata que gastan para eso no la invierten en el club para pagar las deudas o para invertir en las inferiores. Yo invito a la oposición que venga y cree una comisión de financiamiento para pagar la deuda o realizar obras para el club. Estamos dispuestos a escuchar las propuestas que tienen. Dialoguemos las decisiones. Hablan de que estamos a favor de las sociedades anónimas y les digo a aquellos que piensan eso que ni en pedo voy a permitirlo mientras yo sea el presidente. Ninguno de nosotros queremos eso. Yo voto en contra y para eso hay que llamar a asamblea. Inventan cosas y hay gente que le cree. Tal vez sea un error nuestro no saber comunicarlas o las comunicamos mal. Vamos a tener que corregir eso. Tal vez sea otro error político mío.

“Vamos a hacer lo imposible para recuperar esos tres puntos que nos sacaron. Que el hincha sepa que no voy a descansar hasta lograrlo”

También fue un error político lo que pasó en la asamblea del 11 de octubre del año pasado. ¿Por algo la Inspección General de Personas Jurídicas (IGPJ) la declaró inexistente por los sucesos de violencia que se produjeron y fijó como nueva fecha el 28 de marzo?

Puede ser. Por eso les pido a los opositores que nos sentemos a dialogar con responsabilidad e intercambiemos ideas y tratemos de aprobar la memoria y el balance del ejercicio 2016/17. Porque si no lo hacemos le vamos a hacer un daño tremendo a la institución. Se viene el final de la Superliga, arrancamos la Copa Sudamericana y necesitamos aprobar la memoria y el balance. Fuimos tan honestos que pusimos a un auditor que puso todas las fallas que cometimos en el balance. Por eso fue impreciso y debemos hacer de nuevo la asamblea.

Según usted, ¿el club está mejor económicamente que hace unos meses?
Claro. Hoy tenemos más aire porque vendimos o prestamos algunos jugadores, como son los casos de Unsain, Valenzuela, Escobar, Elías o Mancini, y eso nos permitió desactivar algunos problemas. Como dije estamos poniéndonos al día con todo y reduciendo el déficit operativo mensual. De este proceso no se sale de un día para el otro. Creemos que el cierre del próximo balance será más alentador. Esto lo logramos por las decisiones que venimos tomando. De lo contrario, hoy Newell’s estaría desafiliado, con los empleados en la calle o con los jugadores de paro. Pero regularizar todo esto tiene un costo. Voy a ir más allá. Un alto dirigente de la AFA me dijo que los únicos clubes que están al día con el plantel, los empleados y las obligaciones más trascendentes de una institución son River, Boca y Newell’s. Nosotros estamos al día porque si no nos desafiliaban.

¿Cuál fue el peor error que cometió en la gestión?
Tomar decisiones duras y no explicarlas bien. Y no haberle pedido perdón a Maxi en su momento. Eso me da vueltas todo el tiempo. El es un ídolo y yo no soy nadie al lado de él. No tuve el respeto que se merecía un ídolo de la estatura de Maxi. Mi forma de ser me llevó a realizar declaraciones que no puedo hacer.

¿Cómo se imagina el club en unos meses?
Mejorando, sobre todo en lo económico. Aún falta, pero en Newell’s no se hacen cambios desde hace mucho tiempo. Quiero que el club deje de ser operativamente deficitario y que no tengamos que vender a un jugador para pagar los sueldos, como ocurrió en algún momento. La venta de un pibe surgido en las inferiores del club debe ser un ingreso para capitalizarnos. Debemos ser rigurosos con los gastos y seguir generando ingresos.

¿Qué tipo de ingresos deben optimizar?
Por ejemplo, el desarrollo del proyecto de las inferiores aún no dio los frutos esperados porque eso necesita de un tiempo. Pero confiamos ciegamente en el trabajo de Martín Mackey. Posiblemente la vorágine en la que hemos caído por los apremios económicos provocó que nos desenfocáramos sobre cuestiones del día a día. Pero estamos convencidos de que hay oportunidades de generar ingresos para el club y estamos trabajando en eso. Un ejemplo: en el área de marketing se generaron ingresos por más de 160 millones de pesos en estos 20 meses de gestión. Si bien la cifra es un excelente ingreso, tenemos que poner en práctica varios proyectos más para superarla. En pocos días se publicará un reporte de la gestión de marketing y daremos precisiones. La puesta a punto del hotel de Bella Vista, que está en proceso de equipamiento, nos hubiera gustado tenerlo listo el año pasado. Ese hotel es un símbolo para nuestra institución por el significado que tiene.