Industriales santafesinos vaticinan un “escenario complejo” para 2018

    Preocupa la sequía, el aumento de las tarifas de la energía eléctrica, los costos financieros y el retroceso del consumo masivo.

    La Federación Industrial de Santa Fe vaticina un “escenario complejo” para los próximos meses producto de distintos factores que inciden sobre la economía como las consecuencias de la sequía que afecta a buena parte de la zona nucleo, los nuevos aumentos de las tarifas de energía eléctrica y los altos costos financieros que debilitan la competitividad, y una caída en el consumo masivo.

    De acuerdo al informe del mes de enero que elabora el Centro de Estudios de la entidad gremial empresaria, la actividad creció el primer mes de 2018 el 2,8 por ciento impulsado por los sectores vinculados a la construcción como el rubro de los minerales no metálicos y la siderurgia, pero como consecuencia del comportamiento del resto de las actividades más las medidas de política económica y factores climáticos, hace que no sea optimistas respecto respecto a lo por venir.

    El nivel de actividad del bloque minerales no metálicos registró en enero de 2018 un aumento de 23,6% interanual, prolongando la recuperación del año anterior. En tanto el consumo de cemento en la provincia aumentó el 40,1% interanual, representando el segundo registro mensual más elevado de los últimos diez años.

    Por su parte la industria siderúrgica extendió en enero de 2018 su etapa de recuperación. La producción de acero tuvo una suba interanual de 43,3%, mientras que en productos laminados en caliente la mejora fue de 6,5% en relación al primer mes de 2017.

    “Las recientes estimaciones agrícolas adelantan una considerable caída de los niveles de actividad en el complejo industrial soja, con impacto negativo en todo el sistema productivo provincial. Los nuevos incrementos de tarifas de servicios esperados para los próximos meses, junto a la persistencia de altos costos financieros, debilitan la competitividad de los sectores industriales. Adicionalmente, se ralentizaron los niveles de consumo (las ventas en supermercados se estancaron en diciembre de 2017) y la actividad económica en general (el EMAE desaceleró en diciembre por tercer mes consecutivo), y se registró un fuerte crecimiento de las importaciones (32,1% en enero de 2018), a partir de nuevas resoluciones sobre licencias automáticas, lo que genera inquietud en varios sectores fabriles”, resumen el informe mensual que elabora el centro de estudios.

    Respecto al comportamiento de los distintos sectores industriales de la provincia, el informe indica que el complejo industrial soja comenzó el año con una caída de sus exportaciones. El procesamiento de semillas de soja en Santa Fe presentó durante enero, por sexto mes consecutivo, un retroceso de 3,3% interanual y la elaboración de aceite de soja disminuyó 4,2% en relación al primer mes de 2017.

    La producción de calzado, por su parte, cerró el año 2017 con un caída de 9,9%, según la información de la Cámara de la Industria del Calzado, en tanto las importaciones aumentaron el 27%.

    Finalmente, la producción de vehículos automotores alcanzó en enero de 2018 las 21.858 unidades, representando una caída de 18,3% interanual. Las exportaciones de las terminales en el primer mes del año, 10.409 vehículos, subieron 6,7% con respecto a enero de 2017 y las ventas a concesionarios en el primer mes del año significaron una disminución de -7,7% interanual.

    Créditos y comercio exterior

    El informe indica que, según los datos del Banco Central, en 2017 el saldo total de préstamos de la industria manufacturera en la Provincia de Santa Fe ascendió a 28.706 millones de pesos, el 22,9% del total de préstamos al conjunto de actividades económicas en nuestra provincia, que alcanzó a 125.594 millones de pesos.

    En tanto las exportaciones argentinas de harina y pellets de la extracción de aceite de soja de enero de 2018 treparon a 706 millones de dólares, un 16% menos que el mismo mes del año anterior. Por su parte las exportaciones de aceite de soja en bruto en el primer mes de 2018 tuvieron una caída de 35% interanual.

    Respecto a las exportaciones argentinas de biodiesel de soja aumentaro durante enero de 2018 el 163% en valor y +213% en volumen. Sin embargo, fuentes sectoriales anticipan para febrero notorias bajas tanto de exportación como de producción. Por un lado porque el gobierno argentino a través del Decreto 1025 fijó a partir de enero de 2018 una alícuota de 8% como derecho de exportación.

    Complementariamente, la Unión Europea estableció un arancel promedio de importación de 15% desalentando sus compras y el precio internacional. A ello se añade el potencial cierre del mercado europeo para el biodiesel argentino, tras el inicio de una investigación por subsidios.

    Ahora Trump amenaza con un impuesto a importaciones de autos

    El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó ayer a la Unión Europea (UE) con establecer impuestos a las importaciones de autos europeos, en el marco de la tensión registrada tras el anuncio del mandatario de aplicar nuevos aranceles al acero y el alumnio.

    “Si la UE quiere seguir aumentando sus enormes aranceles y barreras para las compañías de Estados Unidos que hacen negocios allí, simplemente aplicaremos un impuesto a sus autos que llegan libremente a Estados Unidos”, escribió Trump en Twttiter.

    El anuncio de Trump esta semana de que aplicará un arancel del 25 por ciento a la importación de acero y de un 10 por ciento para la de aluminio tuvo una fuerte repercusión en la UE y en otros socios comerciales de Estados Unidos, que amenazaron con medidas en represalia.

    Además, generó un debate sobre el objetivo de la medida. Varios economistas y líderes empresariales estadounidenses dijeron que los aranceles podrían tener un efecto búmeran para la agenda proteccionista “America First” (Estados Unidos primero) de Trump.

    La UE señaló que analizará la próxima semana qué medidas tomar ante el anuncio de Estados Unidos.
    Los aranceles al acero podrían reducir drásticamente las exportaciones de la UE a Estados Unidos de un día para otro. La asociación europea del acero Eurofer calcula una reducción del 50 por ciento o incluso más del volumen actual, de unos cinco millones de toneladas.

    Desde hace meses, expertos europeos trabajan en una lista de productos estadounidenses a los que se les podría imponer aranceles como reacción.

    El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo, criticó la medida y advirtió que “una guerra comercial no interesa a nadie”.