Nada hacía presagiar la tragedia que se avecinaba. Las primeras informaciones no hablan de anomalías médicas ni en las conductas de Davide Astori antes de que transcurrieran las 10 horas entre la última vez que lo vieron con vida y el momento en el que lo hallaron muerto.

El futbolista de 31 años estaba concentrado en el hotel “La ‘Di Moret” de Udine, al igual que el resto de sus compañeros. Por la tarde, la Fiorentina, equipo del que era capitán, iba a visitar a Udinese en el Estadio Dacia Arena por la 27ª del Calcio. Había estado presente como titular en 25 de 26 los partidos del equipo en la actual temporada.

El diario italiano La Gazzetta dello Sport detalló que la última persona que lo vio con vida fue el arquero titular del combinado, Marco Sportiello, cerca de las once y media de la noche. Recién llamó la atención su ausencia pasadas las nueve de la mañana.

Los integrantes del cuerpo técnico se sorprendieron al ver que el capitán no bajaba a desayunar con sus compañeros. El masajista subió a su habitación para ir a buscarlo: lo encontró muerto. El médico de la institución ni siquiera pudo llevar a cabo las maniobras de reanimación. Ya era demasiado tarde.

El citado medio explica que “probablemente” el defensor murió mientras dormía en la habitación del hotel a raíz de un paro cardiorespiratorio.

Los directivos de la entidad debieron hacerse cargo de dar la lamentable noticia a los familiares de Astori. Unos llamaron por teléfono a Bérgamo, su provincia natal, para comunicárselo a los padres. Los que se quedaron en Florencia concurrieron a la casa del deportista para darle precisiones a su esposa Francesa Fioretti, madre de la pequeña hija de ambos Vittoria –de 2 años–.

El cuerpo del jugador –surgido del ascenso italiano y que llegó hasta la selección– fue trasladado a la morgue de Udine de Santa Maria della Misericordia donde se realizará la autopsia. Mientras tanto, la delegación de la Fiorentina decidió mantenerse encerrada en el hotel y en las próximas horas retornará a su ciudad.

Desde el club, a través de su cuenta oficial en las redes sociales, se limitaron a confirmar la noticia y hablaron de una “enfermedad repentina”.

La Fiorentina profondamente sconvolta si trova costretta a comunicare che e’ scomparso il suo capitano Davide Astori, colto da improvviso malore.
Per la terribile e delicata situazione, e soprattutto per rispetto della sua famiglia si fa appello alla sensibilità di tutti.

Astori era un símbolo de progreso en el fútbol italiano. Había comenzado su trayectoria en el humilde Pizzighettone, de la tercera división italiana. Rápidamente emigró al Cremonese de la misma categoría desde donde comenzó su curva ascendente.

El arribo al Cagliari de la Serie A transformó su carrera. Líder de la defensa durante seis temporadas, realizó su primer gran salto a la Roma en el 2014 y luego obtuvo una cesión a préstamo a Fiorentina en la siguiente temporada. Rindió con creces, se transformó en capitán y el club decidió comprarlo a cambio de 3 millones y medio de euros. Actualmente estaba negociando la extensión de su contrato en el Viola.

Entre el 2011 y el 2017, acumuló 14 presentaciones con la camiseta de la selección italiana, aunque en total fue parte de los planteles nacionales en 32 ocasiones ya que en varias oportunidades permaneció en el banco de suplentes sin jugar. Su único gol con el combinado nacional se lo marcó a Uruguay en el 2013, durante la Copa Confederaciones de Brasil.