El funcionario judicial señaló que se trata de un empleado municipal mayor de edad, quien habría estado minutos antes del hecho en las oficinas de la Mutual tramitando su propio crédito. Los ocasionales testigos lo reconocieron por la voz y sus características físicas a pesar de que tenía el rostro semicubierto, teniendo en cuenta que había estado varios minutos en el lugar, para retornar con un cómplice.

El sospechoso amedrentó a las personas que estaban en el lugar y luego se dirigió directamente al cajón donde la empleada guardaba el dinero, lo que marcaría que conocía el lugar y el sistema ya que solo manejan dinero los días viernes para entregar los préstamos.

Con los datos obtenidos se realizó un allanamiento (requisa voluntaria) en un domicilio de esta ciudad y posterior detención del sospechoso.