Alfredo Olivera, secretario de Seguridad de la Comuna de Timbúes, confirmó que se levantó la clausura de la obra de la aceitera AGD y desmintió que la medida haya tenido fines recaudatorios. “La empresa está construyendo una planta de exportación de oleaginosas en nuestra localidad. Constatamos que existían irregularidades en la construcción de una cava”, señaló. El funcionario indicó que la deuda tributaria de la compañía de oleaginosas asciende a los 10 millones de pesos en concepto de Derecho Registro de Inspección (Drei).

“Estimamos que la inversión global de la empresa para instalarse en Timbúes asciende a los 110 millones de dólares. Requerimos la documentación correspondiente y todavía no estaban completas las instancias administrativas y los permisos”, fundamentó el funcionario de la Comuna de Timbúes.

“En el ejercicio de poder de policía que tiene la Comuna, no perseguimos fines recaudatorios”, insistió Olivera. “Trabajamos para garantizar la integridad laboral de los trabajadores y preservamos el medio ambiente, en medio de un movimiento de suelo monumental que vienen haciendo. No estaban dadas las condiciones de seguridad laboral y jurídica”, completó.