Amargos y tensos momentos se vivieron en una casa ubicada en 1º de mayo al 3600. Durante la madrugada del jueves, delincuentes ingresaron al domicilio mientras la familia dormía, haciendo sonar la alarma y despertando al dueño de casa que se encerró con su familia en un baño para resguardarse del accionar de los ladrones.

Anselmo Baroni, padre de tres criaturas de 4, 7 y 10 años, brindó detalles del hecho: “Tenemos los dormitorios en la planta alta, por robos anteriores pusimos una alarma abajo y la activamos cuando nos vamos a dormir”, precisó.

Alrededor de las 3 de la mañana, la alarma se activó y Anselmo abrió la puerta de su dormitorio para ver qué estaba pasando en la planta baja: vio que todas las luces estaban prendidas y había hombres adentro de su casa. Al parecer, estos delincuentes ingresaron por un ventiluz -de aproximadamente 70×20 centímetros-, que había quedado abierto.

“En ese momento, busqué a los chicos en el otro dormitorio, nos encerramos todos en el baño, y llamamos la 911”, detalló Baroni. Cuando los efectivos policiales llegaron a la casa, Anselmo les alcanzó la llave de entrada por una ventana, e ingresaron en busca de los ladrones que ya habían escapado por el mismo ventiluz por el que entraron.

Este no es el primer robo que sufre la familia, ya que en los últimos 15 días les robaron una escalera y una bicicleta. En esta oportunidad, los delincuentes se llevaron las billeteras con documentación de toda la familia y dinero en efectivo.