En Casa de Gobierno los representantes de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram) y los referentes de municipios y comunas que deben encarar la difícil misión de arribar a un acuerdo salarial, se vieron nuevamente las caras.

Si bien no hubo un ofrecimiento concreto de aumento, sí coincidieron en que la discusión no tendrá piso, ni techo; y que más allá de lo que se acuerde se pondrá en práctica una cláusula gatillo para que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo frente a la inflación.

El encuentro pasó a un cuarto intermedio hasta el martes próximo a las 13. Lo que sí quedó claro, es que al igual que los docentes y los empleados provinciales, los municipales no aceptarán discutir una actualización salarial que oscile en el 15%.