Un hombre “totalmente sacado” robó un animal, le destrozó el cráneo y comenzó a descuartizarlo al grito de “Alguien tiene que morir”. La madre del joven, de 20 años y adicto al paco, tuvo que pedirle ayuda a la policía para poder detenerlo.

La mujer contó que su hijo llevaba cuatro días consumiendo sin parar y que llegó al punto de robarle el caballo a un vecino y, tras atarlo a un palo, comenzó a pegarle en la cabeza con un ladrillo.

Cuando llegó la policía encontró el macabro escenario y al joven que seguía golpeando al animal. “Lo hago porque alguien tiene que morir hoy”, repetía.

Así reaccionó el dueño del caballo cuando llegó al lugar (las imágenes son demasiado fuertes)

La casa de Caballos de Quilmes compartió la historia en sus redes sociales junto con el comentario: “¿Qué clase de monstruo es capaz de hacer todo esto? Una persona así no puede estar suelta en la calle gozando de su libertad como si nada pasara ¿Quién va a ser su próxima víctima?”.

“El caballo cayó desvanecido tras los terribles golpes en la cabeza que este monstruo le propinó sin respiro. Continuó golpeándolo hasta que sus hermanos pudieron frenarlo y como no podía continuar con este acto de barbarie desmedida, se fue a dormir.

La necropsia demuestra sin lugar a dudas lo que fue este horror. Se encontraron distintas lesiones en varias partes de su cuerpo:

– En la cabeza, se encontró una fractura múltiple de cráneo junto a unos hematomas de gran tamaño.

– Destruccion total de ambos globos oculares.

– En la parte inferior del cuello se encontraron hematomas.

– Tenía la tráquea rota.

– Se encontró sangre en pulmones y en la cavidad torácica.

– Los pulmones estaban totalmente destrozados.

– El diafragma estaba desgarrado.

– Contaba con una hemorragia cerebral.