La degollaron y remataron de un tiro para robarle

La víctima tenía 66 años. "Fue a trabajar como todas las mañanas y la mataron a sangre fría", lamentó una de sus hijas. La víctima fue atacada mientras atendía un local

Cruz Alta
La cuadra donde asesinaron a la mujer

Un crimen a sangre fría sacudió esta mañana a la comunidad cordobesa de Cruz Alta tras el asesinato perpetrado a una comerciante, a la que degollaron y remataron de un disparo mientras atendía un drugstore ubicado en el corazón de esa localidad. La familia de la víctima responsabilizó a la policía por “liberar a bandas narco” y “proteger delincuentes que entran y salen cuando quieren”.

Se trata de Marta Mogro, de 66 años, quien fue asesinada a media mañana mientras atendía el comercio ubicado en avenida Konekant al 400, de esa localidad cordobesa. Mientras tanto, efectivos de la comisaría de esa ciudad confirmaron el hecho, pero no precisaron mayores detalles.

“Fue a trabajar como todas las mañanas y la mataron a sangre fría: la degollaron y le pegaron un tiro”, lamentó en diálogo con La Capital, Tamara Altamirano, una de sus hijas que reside en Rosario, al tiempo que acusó como autor del crimen a “un tal Cañete, un delincuente protegido por la policía”.

Altamirano contó que el cuerpo de su madre fue hallado a media mañana por una clienta que suele frecuentar el local. “Me llama mi hermana para avisarme que habían matado a mi mamá, que una clienta, que siempre viene a comprar cigarrillos, la encontró en el suelo, toda ensangrentada”, relató.

La mujer sostuvo que no era la primera vez que asaltaban el local y que cada vez que hacían la denuncia, la policía local no se la recibía. “La policía libera a las bandas de narco y no hacen nada. Por eso llamamos a los medios, porque los delincuentes trabajan para ellos y cada vez que vamos a realizar la denuncia no toman el pelo y cierran la comisaría con llave”, protestó.

Cruz Alta
La cuadra donde asesinaron a la mujer

A su vez, agregó que en esa ciudad “viven del lavado del narcotráfico y todos los policías, del primero al último, vive de la coima”.
“Queremos reunir a los vecinos y hacer una marcha porque si no nos movilizamos nadie va a hacer nada; a mi mamá no me la devuelve nadie”, sostuvo.