Una decena de Bancos de primera línea ya confirmaron su participación en la 12va edición de Expoagro. Mientras las entidades ultiman detalles sobre los créditos y tasas que ofrecerán en San Nicolás, los productores y contratistas aguardan con ansiedad las

La actividad agroindustrial argentina siempre se ha destacado por su fuerte dinamismo y su rápida respuesta en contextos económicos favorables. Ante un panorama prometedor, el hombre de campo tiende a invertir en tecnología y maquinaria de última generación. Pero para ello es imprescindible contar con óptimas condiciones de financiamiento y líneas de crédito para capital de trabajo. En ese sentido, cada edición de Expoagro atrae a un gran número de contratistas y productores que buscan aprovechar los beneficios y promociones que preparan los bancos especialmente para la exposición.

En la edición pasada, los bancos colocaron más de 20 mil millones de pesos en créditos para la compra de maquinaria agrícola. Y para este año, las expectativas son altas con alrededor de una decena de bancos públicos y privados que del 13 al 16 de marzo, en San Nicolás (KM 225 de la Ruta Nacional 9), tendrán una nueva sucursal en la muestra rural a cielo abierto más importante del país. Durante cuatro días, las distintas entidades financieras buscarán disputarse la atención de los visitantes con diversos tipo de créditos (prendarios, hipotecarios, leasing) y las mejores tasas y condiciones del mercado.

El centro de las miradas lo ocupará seguramente el Banco Provincia, Main Sponsor de Expoagro, y el Banco Nación, sponsor oficial de la exposición, que siempre han mostrado un fuerte compromiso con el campo. Para ello brindarán a sus clientes un amplio abanico de herramientas crediticias y distintas alternativas de negocios y proyectos de inversión, tratando de repetir así la exitosa actuación que tuvieron el año pasado, con largas colas para consultar sobre los distintos préstamos. Dentro de la banca pública, también estará participando el Banco Ciudad.

Otro de los actores de importancia dentro del sector será el ICBC, que viene creciendo paulatinamente en el ámbito rural y ya representa un 25% de sus negocios en el país. Para esta edición, la entidad de origen chino planea llevar atractivos convenios de financiamiento con fabricantes de maquinarias e insumos. La empresa, que es sponsor internacional de la muestra, se destaca además por su trabajo para incentivar los vínculos comerciales de Argentina con el resto del mundo.

Por su parte, el Banco Galicia, auspiciante de Expoagro, arribará a San Nicolás con ofertas muy agresivas, principalmente en financiamiento de maquinarias e insumos, con convenios a través de Galicia Rural. También enfocarán su caudal crediticio en proyectos de infraestructura, ganaderos y energéticos. La entidad espera sorprender además con un novedoso modelo de atención al cliente y anunció que los distintos préstamos podrán ser solicitados a través de procesos digitales que simplificarán los trámites de los productores y contratistas.

La banca privada también tendrá otros representantes, como el Banco Santander Río, el Banco Francés, el Banco Credicoop, el Banco de la Pampa y el Banco Macro, que dirán presente del 13 al 16 de marzo en el predio estable de Expoagro.

Las propuestas de las entidades bancarias se suman a las oportunidades comerciales que se expresan en el Agroshock, donde casi un centenar de empresas de maquinaria agrícola e insumos han diseñado promociones y ofertas que se vinculan con los beneficios que otorgará cada banco durante los cuatro días que dure la exposición.

Con las distintas alternativas puestas sobre la mesa, los empresarios del campo podrán seguir optando por endeudarse en dólares, una de las tendencias más destacadas y la vedette del último año en lo que hace al sector agroindustrial por la baja tasa de interés; o elegir la opción en pesos atada a la inflación. En cada caso, todo dependerá del tipo de negocio al que está destinado el financiamiento y su tasa de rentabilidad.

Del otro lado del mostrador, los contratistas esperan que las puertas del crédito puedan abrirse definitivamente para el sector. Se trata de un desafío que les es esquivo desde hace varios años, ya que históricamente las entidades bancarias suelen endurecer las condiciones de financiamiento para los prestadores de servicio. Desde las distintas cámaras de contratistas reclaman revisar la cuestión, un aspecto clave y necesario para renovar las maquinarias, optimizar la prestación de servicios, y dinamizar el circuito económico vinculado a los agronegocios.