El presidente Mauricio Macri encabezará este jueves la apertura del 136° período de sesiones ordinarias del Congreso con un discurso en el que se prevé ratificará la agenda de consensos alcanzados con los gobernadores, reiterará el objetivo de reducir la pobreza y defenderá las políticas económicas y de empleo.

El acto a las 11 dará inicio formal al año parlamentario en el que se tratarán proyectos como los de modernización del Estado y la ley de mercado de capitales y se darán discusiones sobre otros que generan más controversia entre los legisladores como la despenalización del aborto y las reformas laboral y electoral.

El faltazo de Cristina. La apertura de sesiones ordinarias se hace en el marco de una Asamblea Legislativa, donde se esperaba que estuviera la senadora Cristina Fernández de Kirchner, que este miércoles confirmó que no asistirá porque viajó a Santa Cruz y porque no quiere, según fuentes de su entorno en diálogo con la agencia NA, “sentarse a escuchar una serie de mentiras” que “no se condicen con la realidad del país”. Además, dijeron que “ya sabe que el discurso será lo mismo que los años anteriores”.

¿Qué discurso dará Macri? El mandatario prepara para mañana un discurso de no más de 40 minutos, más corto que los anteriores que duraron cerca de una hora. Allí ratificará el rumbo económico e insistirá con la idea de que el acuerdo firmado con los gobernadores (todos excepto San Luis) para la reducción del déficit fiscal es la base de “una nueva cultura política” que se está instaurando en el país.

Fuentes de la Casa Rosada adelantaron a Télam que repasará lo que cree son logros de la gestión como “la inserción inteligente” de Argentina en el mundo, el nuevo rol que viene ocupando el país en la discusión de la agenda global con la presidencia este año del G20 y la reducción del déficit público.

Pero también pondrá especial énfasis en los desafíos que tiene por delante en la última mitad de su mandato, entre ellos la reducción de la pobreza y la creación de empleo.

Los debates más calientes. En el inicio del año legislativo Cambiemos buscará imprimirle celeridad a los tres proyectos sobre modernización del Estado, a una nueva ley de ética pública e impulsar en el Senado la ley de Defensa de la Competencia y la de Mercado de Capitales que ya cuentan con media sanción en Diputados.

El oficialismo se declaró dispuesto a abrir en la Cámara baja una discusión sobre la despenalización del aborto pero bajó la posibilidad de hacerlo sobre tablas en una sesión especial del 8 de marzo ya que sostiene que el proyecto requiere de un amplio y serio tratamiento en las comisiones, lo que ocurriría a mitad de año.

Otra propuestas que generan controversia entre los legisladores y que ya fracasaron en los debates en comisiones son los de la reforma laboral y electoral. Las dos iniciativas crean enormes desacuerdos con la oposición y el oficialismo buscará retomarlas este año con modificaciones para intentar conseguir consensos.

Por otro lado Cambiemos anunció esta semana un proyecto para empezar a cobrar los servicios de salud en hospitales públicos y educación en terciarios y universidades nacionales a extranjeros no residentes, lo que ya genera una controversia con Bolivia.

El pedido de desafuero de la senadora y ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner también será un tema caliente en la agenda parlamentaria: el interbloque de Cambiemos en el Senado, al mando del radical Luis Naidenoff, adelantó que pretenderá discutirlo en la comisión de Asuntos Constitucionales que quedó bajo la presidencia del peronista Miguel Ángel Pichetto que no apoyará la solicitud.