La Refinería San Lorenzo está parada

''

Nuevamente llegaron los problemas en la Refinería San Lorenzo en virtud de  la desición del juez en lo comercial Javier Cosentino quien dispuso días atrás la intervención con “coadministración de la sociedad en concurso” de Oil Combustibles SA, la empresa de Cristóbal López 

En ese sentido, esta intervención perjudica directamente a la refinería enclavada en la localidad de San Lorenzo que tiene unos 450 trabajadores directos y unos 1500 indirectos

Por lo pronto la Refineria paró su planta  por tiempo indeterminado desde las 00 horas del 21 de febrero. “No hay material para refinar (petroleo) porque no se puede pagar. Hay un barco varado en Uruguay con toneladas  de petrolero crudo y si no se le paga no lo van a bajar  para refinar”, señalaron delegados del sindicato  de Petróleo, Gas y Biocombustible de San Lorenzo 

Ahora bien, desde tiempos de Cristobal Lopez al frente del grupo  Indalo se debe a la Afip unos $ 8.000 millones por el no pago del Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC), razón por la cual el propio López y  Fabián de Sousa están en prisión.

Ante ese escenario  Héctor Brizuela, secretario de Asuntos Legales de Supeh (Sindicato Unido de Petroleros e Hidrocarburíferos) aseguró que el parate no tiene que ver con la intervención sino con que “falta de materia prima, no hay crudo para destilar y producir”.

“Por la cuestión financiera, la empresa no puede afrontar los gastos corrientes, principalmente la adquisición de materia prima, por eso la producción está parada”, aseguró Brizuela.

Desde cualquier arista se advierte que Oil está envuelta en un “entramado judicial complejo”.

El gupo inversor encabezado por Ignacio Rosner, apareció hacia fines del año pasado adquiriendo el paquete accionario de Indalo y prometiendo un ambicioso plan de inversion solventado en parte por la poderosa petrolera rusa Lukoil.

Para Brizuela, esto “no se pudo materializar porque Afip no acepto la propuesta que incluía un pago inicial de alrededor de 2.000 millones y luego cuotas enmarcadas en un plan de pago, lo que empezó a dificultar el desembarco de inversiones”.

Ante ese panorama, la nueva conducción de Oil, para seguir funcionando y adquiriendo materia prima, dejó de pagar el ITC, por lo que la Justicia los volvió a asimilar a la gestión anterior. Además, la petrolera del ahora Grupo Ceibo siguió girando hasta noviembre plata de la refineria a la constructora CPC, otra empresa del grupo en problemas.

Brizuela fue categórico respecto a la postura de Afip. “Hay un posicionamiento muy firme, definitivo, de ahogo financiero que no deja otras salidas. Si se sigue por este camino hay un solo final que es la quiebra de la empresa y la pérdida de los más de 400 puestos de trabajo”.

Y agregó,  “La Afip dice que se le debe a los argentinos 17.000 millones de pesos, llevarlo a la quiebra para cobrar 1.500 no tiene mucho sentido. Si se ofreció pagar de una manera y siempre se dice que no y se llega a la quiebra para cobrar un décimo, no tiene logica”.

En dicho marco “Un encuentro con el gobernador sería importantísimo para que tome dimensión la provincia de la trascendencia de lo que esta pasando y el impacto que tendría en la región”, concluyó  Brizuela.