Estrés postvacacional: cuando el regreso al trabajo es una tortura

''

Cuando regresamos de nuestras vacaciones tenemos que readaptarnos a las tareas laborales, al ritmo de trabajo, a los horarios. Y hay personas a las que esto les cuesta más que a otras. No se sienten capaces de responder al alto número de demandas que supone el regreso.

La psicóloga y escritora Celia Antonini explicó en diálogo con Infobae que esto es a lo que se conoce como estrés postvacacional. “Cuando a una persona no se acomoda nuevamente al ritmo que tenía antes de comenzar las vacaciones, se produce lo que se llama estrés postvacacional o depresión postvacacional”.

“No es una enfermedad. Aparece un conjunto de síntomas con intensidades muy variadas y se puede presentar de maneras diferentes, tales como ansiedad, bajo estado de ánimo, irritabilidad, falta de energía, desgano, apatía sensación de hastío, cansancio, falta de apetito, somnolencia, cefaleas, dificultad para conciliar el sueño, dificultad para concentrarse, incapacidad para organizarse o tomar decisiones y una fuerte percepción de no poder adaptarse nuevamente al ritmo de trabajo que tenía la persona hasta antes de irse de vacaciones. Todo esto conlleva un bajo rendimiento laboral”, aseguró.

Las personas más vulnerables a este síndrome son aquellas que en sus trabajos sufren ambientes nocivos, climas laborales tensos y falta de reconocimiento a sus tareas, combinado con características personales del individuo. Según la especialista, son “personas con baja autoestima, con baja tolerancia a la frustración, con dificultades en la puesta de limites o dificultades en las relaciones interpersonales son más propensas a estresarse y a tener un mayor desgaste emocional y físico durante el periodo laboral y por ende a padecer este síndrome”.

“Lo importante a tener en cuenta es que estos síntomas que se producen son una señal de que la persona está padeciendo un estrés laboral oculto. Si cuando volvemos a trabajar empezamos a tener esta clase de síntomas es un claro indicador de que antes de irnos de vacaciones ya estábamos sufriendo un cuadro de estrés laboral oculto”, advirtió.

“Si aparece alguno de estos síntomas al regresar al trabajo, hay que consultar con un médico clínico para evitar problemas futuros”, recomendó la especialista. “Cuanto mayor es la brecha entre el placer que generan las vacaciones y la vuelta a la actividad laboral, mayor será la posibilidad de padecer estrés postvacacional”.

IB