No habría relación entre el abusador denunciado y el detenido

''

El hecho data de noviembre de 2017. Sin embargo, esta hipótesis fue desestimada por la fiscal del caso, Alejandra del Río Ayala, quien explicó los pormenores de la situación.

La fiscal explicó que en aquel momento “la denuncia no fue realizada por Vanesa Castillo, sino que una de sus alumnas le cuenta que había sido víctima de abuso, y la docente lo informó a sus directores. Son ellos los que tomaron contacto con la mamá de la niña, y es la mamá quien hace la denuncia. Tanto Vanesa como sus directivos siguieron al pie de la letra el protocolo dispuesto para estos casos”, detalló y agregó que, tras confirmarse el ataque sexual, el abusador actualmente “está preso y está cerca de ser condenado. Esperamos una pena de 13 años”, precisó.

Del Río Ayala se explayó: “Al menos en mi investigación, no hay evidencias de nexo, vínculo ni parentesco entre el imputado por el abuso de esa nena y el imputado por la muerte de Vanesa Castillo. No estoy diciendo que sí ni que no, sino que a mí no me consta. Tampoco tengo ninguna acreditación de que hayan sido amigos o compañeros”, sostuvo.

“Femicidio no íntimo”

La fiscal explicó también por qué en la imputación de Cano se sumó el agravante de violencia de género. “Femicidio es el crimen en contra de una mujer por ser mujer, por el desprecio a su identidad de género, a su cuerpo o por el placer de matarla, de dañarla.  Es una violencia que va en extremo y que suele empezar por agresiones verbales o de baja intensidad, y puede terminar, como en este caso, con la muerte”, indicó.

“Es una cuestión más general, que parte de la base de que considerar que vivimos en una sociedad donde la discriminación de la mujer se produce por esta supuesta inferioridad”, agregó.

Volviendo al crimen de Vanesa, Del Río Ayala aclaró que “lo más común son los casos de mujeres que mueren en manos de hombres con los que han tenido una relación personal en el ámbito doméstico”, sin embargo, “Ello no obsta que el desprecio hacia una mujer, su voluntad y su cuerpo, se manifieste también entre dos personas que no han tenido un vínculo previo”. Esto es lo que se conoce como “femicidio no íntimo” y corresponde a lo ocurrido en Alto Verde.