Cerveza: la única bebida alcohólica que subió sus ventas

''

En el 2017 bajó el consumo de alcohol entre los argentinos. Pero hubo una excepción: la cerveza. Los fabricantes de esa industria registraron una mejora en sus volúmenes de venta del 19%.

Las cervezas se despachan a importes más económicos que el resto de las bebidas alcohólicas. Esa “accesibilidad” les permitió ganar posiciones frente a otros segmentos con alcohol. Hay envases nuevos -como las latas- que ya están representando casi un 20% de las ventas de cervezas. El fabricante local de esas latas está con su capacidad de producción al límite y hasta requiere importaciones para poder abastecer la demanda local.

En cambio, las ventas de vinos finos disminuyeron en un 16% en 2017 en relación con el año anterior. Las de vinos comunes cayeron un 14%. Toda la industria de bebidas alcohólicas -salvo cerveza- tuvo esa orientación, pero cerró con un alza de 4%. Pero ese número hubiera sido peor de no ser por el desempeño de la cerveza.

Los volúmenes de fernet despachados retrocedieron un 15% y los de espumantes, un 14%. Los datos salen de en un estudio que releva casi todas las principales cadenas de supermercados y un número representativo de autoservicios. que conforman una buena muestra nacional.

El buen momento de la industria cervecera hizo que el Poder Ejecutivo evaluara incluirla en la reforma tributaria. Actualmente, tributan un 8% de impuestos internos, pero el ministerio de Haciendo evaluó llevarlos al 17%. Carlos Brito, titular de AB InBev -la mayor compañía del mundo, que en el país es dueño de Quilmes- se reunió con el presidente Mauricio Macri en noviembre para pedirle que ese aumento no se haga efectivo. Y parecía que el Gobierno iba a desestimar ese incremento impositivo, pero lo mantuvo, aunque con otra tasa.