Unas 60 mil personas participaron de los festejos centrales del carnaval

''

Unas 60 mil personas festejaron el carnaval en la Isla de los Inventos y el corsódromo del parque Scalabrini Ortiz, donde a lo largo de cuatro noches consecutivas desfilaron catorce comparsas rosarinas y sonó música en vivo. La celebración, que anoche se coronó con la elección de la “pareja real”, continuará hasta marzo con bailes callejeros y en clubes que también prometen ser multitudinarios. El secretario de Cultura municipal, Guillermo Ríos, recordó ayer que el formato actual del festejo nació con la crisis del 2001, en un intento del Estado por promover y acompañar los procesos de integración social y capacitación que el carnaval genera en los barrios a lo largo de todo el año. “Se moviliza una cantidad muy importante de gente, de todas las edades y los seis distritos”, afirmó, para reivindicar la articulación de “esfuerzos” que se da entre las “acciones autogestivas” y el apoyo estatal.

Esta vez desfilaron por el corsódromo del Scalabrini las comparsas Ñaró Pererí, Rosario do Samba, Los Herederos, Percusión Oeste, Ebacoi, Rekebra, El Sueño del Rey Momo, Carumbé, Todo por un Sueño, Trinity Aap, Comparsa Arandú, Adorinhas do Verao, Esplendor del Sol y Zafiro.

Al cierre de esta edición, tres de ellas se aprestaban a recibir premios por ser las mejores formaciones y también iban a ser elegidas otras categorías: mejores batucada, batería, destaque vestuario de fantasía, comisión de frente y pasista. Y se coronaría la pareja real, una monarquía que en carnaval se codea con la plebe.

Para llegar hasta esa instancia se trabaja todo el año, recordó el secretario de Cultura, tanto a nivel de autogestión como por impulso del Estado municipal, que a través de talleres gratuitos promueve la capacitación en danza, percusión, desfile, expresividad, confección de vestuarios, maquillaje, armado de carrozas y accesorios, para todos los integrantes de las comparsas.

Incluso, contó Ríos, se apoya la asociación formal de las agrupaciones para que puedan participar de celebraciones fuera de Rosario e incluso competir a nivel nacional.

Pero la decisión municipal de respaldar la socialización que implica la previa al carnaval en los barrios responde a que se valora positivamente “todo ese proceso”: por su poder de contención e integración y por sus desafíos técnicos.

En él confluyen “dos líneas, una autogestiva y otra de acompañamiento por parte de la Municipalidad”, sostuvo Ríos, una suma de “esfuerzos para los dos lados” que incluso están contemplados en una suerte de “reglamento del carnaval”.

“Todo eso implica que se movilice una cantidad muy importante de gente”, dijo el funcionario, quien recordó que algunas comparsas “muy consolidadas” llegan a nuclear hasta 150 personas de todas las edades.

Ríos recordó que el formato actual de los festejos del Rey Momo se adoptó tras la crisis del 2001, marcando un “antes y un después”.

Lo que se viene

A partir del viernes próximo se reanudará la fiesta, siempre con música en vivo, murgas y comparsas. Ese día se celebrará en el centro cultural Cine Lumière, mientras que el sábado habrá una masiva convocatoria callejera en San Martín y Ayolas con el Gran Baile de Carnaval en el Sur, y otros festejos en los clubes Onkel y Libertad.

El domingo las calles del sur rosarino volverán a ser escenario de un nuevo baile popular, esa vez en Ayacucho y avenida del Rosario, y en simultáneo habrá otro en la plaza Buratovich (3 de Febrero 3500).

La programación completa, que continuará desplegándose en diferentes barrios hasta el 3 de marzo, se puede seguir en www.rosariocultura.gob.ar/agenda/carnavales.

Chicos creativos

Los museos Castagnino y Macro imaginaron otro modo de festejo de carnaval para chicos de 6 a 12 años, a través de la confección de muñecos, animales y plantas, guirnaldas y ornamentos litoraleños. En el Castagnino la cita es mañana, pasado y el 22 de este mes y en el Macro el 20, 21 y 23. El costo es de 50 pesos, materiales incluidos.