La nueva vida de Andrea Campbell como abogada

''

Mujer de leyes, Andrea Campbell no perdió la soltura y simpatía que la caracterizó durante su etapa como conductora. Sin embargo, se pone firme a la hora de hablar sobre su nueva profesión, la abogacía, y los casos que lleva adelante, relacionados con accidentes.

A principio de año la letrada aprovechó la feria judicial para despuntar un viejo vicio: regresó a la televisión como panelista invitada de Los ángeles de la mañana, en El Trece: “Me divirtió mucho hacerlo, pero con mi trabajo (en un estudio de abogados) me resulta imposible estar todos los días, no dan los horarios. La pasé genial y me encantaría llevar lo jurídico a la tele, porque lo que más sé hacer en la vida es hablar con la gente y la abogacía tiene mucho de eso”, contó a Teleshow, durante una pausa que hizo mientas redactaba unos escritos para presentar en Tribunales.

Aunque se recibió de abogada hace nada más que un par de años, las leyes son para ella una vieja pasión: “Cuando terminé el colegio estudié, pero después, cuando empecé en televisión llegó un momento en el que daba de a una materia por año, hasta que dejé, porque en ese momento aparecieron cosas más atractivas”.

Ya instalada en los medios, prefirió dedicarse de lleno a la comunicación y estudió periodismo en ETER. Durante su paso por el ciclo Los unos y los otros, comenzó a trabajar en un estudio jurídico y dio las materias que le faltaban para recibirse de abogada: sólo seis.

“Ganar los casos es lo que más me apasiona del derecho”, dijo contundente Andrea, que se define como una persona competitiva y estudiosa y aseguró que, dado su pasado como conductora, le cuesta menos hablar con un juez que redactar un escrito.

Sobre cómo es empezar de cero en una profesión a cierta edad, contó: “No era una junior, lo era por lo que sabía, pero no tenía 22, pero la gente me recibió bien y me dieron la oportunidad. También hay que tener el contacto para tener la oportunidad y no hace tanto que me recibí, yo trabajo desde los 15, la cultura de trabajo es importante, es determinante”.

Aunque ya era famosa, arrancó bien desde abajo: “Cuando arranqué no  tenia matrícula y hacia trabajo mas administrativo. No me molestó, puedo hacer cualquier trabajo, hice de todo”.

¿Qué le diría a la gente que no se anima a pegar el salto a hacer lo que le gusta? “Yo prefiero equivocarme en lugar de arrepentirme de no haberlo hecho, el que hace se equivoca, miedos tenemos todos, pero no me puedo quedar petrificada, prefiero eso antes que la frustración”.