Llegaron boletas de luz por $300.000 para arroceros

''

Los productores observaban con estupor las facturas correspondientes al consumo de noviembre y diciembre de 2017, período que comienza el riego del grano y que se extiende hacia mediados de febrero.

Frente a las quejas, el gobernador entrerriano Gustavo Bordet anunció ayer, mediante un comunicado, una prórroga de los vencimientos de las facturas de energía eléctrica de los productores arroceros por enero, febrero y marzo, para abril. Además convocará al sector la semana próxima y gestionará ante la Nación para que la actividad sea declarada electrointensiva y quede incluida dentro de los descuentos en el precio de la energía eléctrica.

Hugo Müller, presidente de la Fundación Proarroz, dijo que en Entre Ríos el productor chico y mediano “está desapareciendo”. Según censos llevados a cabo por el organismo que preside, en 2001 había 720 productores arroceros, en 2010 la cifra descendió a 324 y los últimos datos de 2016/2017 marcaron una baja a 170. Unos 550 productores dejaron la actividad en la provincia entrerriana en casi 15 años.

“La Nación vende electricidad al mismo precio a todas las provincias arroceras, es el gobierno de Entre Ríos el que tiene la potestad de aumentar esa tarifa. Los pequeños arroceros desaparecen y se está produciendo una concentración que beneficia a las grandes empresas”, explicó Müller.

Además dijo que la tarifa eléctrica en su distrito cuesta más que el doble que el resto de las provincias arroceras como Corrientes, Santa Fe, Chaco y Formosa, y afirmó que el aumento de la energía en Entre Ríos fue muy alto: mientras que en diciembre de 2015 pagaban $0,81 el kilovatio hoy pagan $4,50, un incremento del 555% en casi dos años.

Según un comunicado de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), el costo del kilovatio en Corrientes es de $1,90 y $2,20 en Santa Fe. Además, en Chaco es de $1,60 y en Formosa, $0,84. “Hoy en Entre Ríos una tarifa para regar con un pozo eléctrico 80 hectáreas, por mes, está entre 200 y 300 mil pesos”, afirmó la entidad.

Müller explicó, además, que los productores de Entre Ríos utilizan un sistema de riego subterráneo donde obtienen agua de pozos de más de 80 metros, por lo que consumen más del doble de energía que otras provincias que usan riego de agua que extraen de ríos, arroyos y represas.

Según calculó el productor, Entre Ríos necesita 1400 kilovatios para regar una hectárea, lo que multiplicado por $4,50 da una cuenta de $6300. “En cambio, por ejemplo en Corrientes, se necesitan 500 kilovatios que multiplicado por $1,90 da un total de $950 por hectárea”.

Por su parte, Raúl Bocho, presidente de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer), dijo: “Durante 2017, el área de producción ha disminuido alrededor de un 5%. Entre Ríos era la principal productora de arroz y ahora lo es Corrientes. La extracción de agua con pozos profundos genera un gran costo energético y desaparecen las empresas familiares arroceras”.

Por último, María Luisa Sardá, presidenta de la Sociedad Rural de Concordia y productora de arroz, indicó: “Ya hay productores que han dejado de bombear con energía y ahora lo hacen con gasoil por los altos costos. Estamos debatiendo para 2019 replantearnos cómo producir porque no podemos seguir en estas condiciones”.