Pullaro admitió que sobre fin de año crece la violencia

''

El ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, ató la sucesión de homicidios y hechos violentos que tuvieron lugar entre finales de 2017 y Año nuevo a la “administración de la Justicia”. “Nosotros no nos vamos de vacaciones y no le permitimos a los jefes de unidades regionales hacerlo en meses críticos”, advirtió y remarcó el descenso de los homicidios en la provincia: “Santa Fe ya no es la provincia más violenta del país”, señaló.

Pullaro fue consultado sobre los nueve homicidios dolosos, las quince personas baleadas y ocho apuñaladas registradas en los primeros días de enero. En principio, Pullaro pidió no ver la situación por un día particular sino por “procesos semestrales” y observó: “Esto también tiene que ver con la administración de la Justicia, tenemos que discutir algunas cosas, como por ejemplo, las salidas transitorias que se relacionan al aumento de algunas situaciones”, deslizó.

“Vemos la violencia en el robo calificado y tiene un por qué –continuó–hay que ver cómo cae la administración de la Justicia para la feria judicial, quedan muy pocos funcionarios judiciales y eso impacta directamente en la seguridad pública”, sostuvo. Luego, mencionó las licencias como otro factor y ahondó: “Nosotros no nos vamos de vacaciones y no le permitimos a los jefes de unidades regionales hacerlo en meses críticos. Entendemos que es un momento determinante”.

“Todos los actores que se ven en videos o redes sociales pasaron por la Justicia porque fueron detenidos por la Policía de Santa Fe por diferentes hechos y por algún motivo recuperaron la libertad”, agregó.

El funcionario remarcó sobre los resultados obtenidos en 2017: “Estamos conformes, no contentos porque falta mucho pero revertimos algunas cosas. Santa Fe no es más la provincia más violenta porque hemos bajado la media, acercándola a la nacional, trabajando mucho con el gobierno nacional”, manifestó.

Pullaro precisó al respecto: “Hemos tenido más de 260 homicidios en Santa Fe pero recordemos que sólo en Rosario hemos tenido en otros años 270 homicidios. Históricamente ha sido una provincia muy violenta y hemos ido revirtiendo esa cultura”. A continuación, confió a modo de panorama: “La violencia está encapsulada y focalizada. En el centro y macrocentro tenemos tasas europeas, en los barrios eso cambia y lo sabemos. Tenemos políticas de persecución para ello”.