Los rosarinos copan los talleres para hacer la RTO

''

En esta época del año, realizar la Revisión Técnica Obligatoria (RTO)se traduce en una situación de caos. Desde los Centros de Inspección Técnica Vehicular aseguran que la demanda fue notablemente creciente respecto a otros períodos del año. Además, consignaron que sólo el 20 por ciento de los autos no pasa los controles.

A pesar del sol abrasador a la vera de la avenida Circunvalación, ayer a la tarde varios automovilistas se acercaron a los distintos puntos para realizar la RTO, también llamada Verificación Técnica Vehicular (VTV).

Y no es para menos, ya que la RTO tiene la misión fundamental de contribuir a que el vehículo mantenga condiciones mecánicas de seguridad a lo largo de su vida útil.

Si bien es una obligación contar con la misma, la mayoría de los automovilistas argumentó que el advenimiento de viajes por las vacaciones es el principal motivo para realizar los trámites.

El ingeniero Rubén Barra, a cargo del Centro de Inspección Técnica Vehicular Diley, no quiso dar números específicos sobre el caudal de autos que hicieron la revisación, aunque adelantó que el número aumentó.

“Podemos hablar de un aumento. La gente acude a la inspección porque tiene que salir de vacaciones, entonces se incrementa la demanda”, detalló.

Siguiendo esa línea, Barra agregó: “Es aleatorio. En estos últimos días vino mucha gente pero, a lo mejor, la semana que viene dejan de venir. Entonces la muestra, que es más grande, cambia toda la estadística”.

La RTO para los autos cuesta 860 pesos y, según Barra, en los últimos días acudió mucha gente a realizar el trámite. A pesar de ello, aseveró que pudieron hacerle frente a la creciente llegada de vehículos al galpón.

“Nos venimos preparando desde hace varios ciclos y, esta vez, la demanda estuvo bien amortiguada. Está casi todo computarizado, excepto una parte de la inspección que es visual y el proceso va sobre un flujo de trabajo que es continuo y permanente”, dijo.

Aptitudes

La legislación vigente indica que la antigüedad define cuándo se le debe hacer la RTO a los vehículos: los autos cero kilómetro deben hacerlo, por primera vez, tres años después de ser adquiridos; de ahí en más, cada dos años hasta llegar a los siete años de antigüedad.

Luego, al pasar ese período, los titulares de los automotores deberán pasar por los Centros de Inspección Técnica Vehicular una vez por año.

Entre los autos controlados aparecieron algunos que ya cuentan con más de dos décadas encima. A pesar de ello, Barra consignó que no sólo los autos “viejos” son los que llegan con problemas.

“El 20 por ciento de los vehículos que pasan por acá son rechazados por faltarles algo. Pero no sólo los viejos: también hay modelos nuevos a los que algo se les debe hacer”, comentó el ingeniero.

Para hacer el trámite, los automotores deben contar con tarjeta verde o título del vehículo, licencia de conductor vigente, seguro, último recibo pago de la patente y, en caso de ser propulsado a Gas Natural Comprimido (GNC), debe contar con la cédula de la oblea vigente.

Un vehículo verificado apto permite a su conductor realizar su tarea con mayor confianza y tranquilidad.