Acuña: “Si se sabe todo, Bonfatti no podría salir por la calle”

''

“A medida que pase el tiempo y que la sociedad se anime a decir lo que pasó, que muchos periodistas dejen de sentir cariño por la pauta oficial y se animen a contar las cosas y va a tomar valor lo que yo dije en la cámara de diputados” comentó Acuña al aire en Sin Mordaza. “Cuando se sepa la verdad, Bonfatti y Galassi no van a poder caminar por la calle. Es mucha la información que dimos, es vergonzoso el accionar de fiscales y jueces y también que Vienna siga siendo juez de la provincia”.

Luis Medina

“Medina era un empresario, después el socialismo dijo que era un narcotraficante, pero Medina fue empresario cuando Lifschitz le habilita el negocio de Esperanto, el que le habilita la franquicia de Esperanto en Rosario, es el actual gobernador”, destacó el entrevistado.

“Sucede esto, después de la balacera en la casa del gobernador, aparece un twitt que dice “LM”, Luis Medina; había una concesionaria de autos en Rosario que se llamaba así y que era de Medina. En ese twitt lo señalaron a Medina como el autor del atentado, el abogado sale a decir que Medina estaba a disposición de la justicia. A fin de año del 2013 lo ultiman a Medina en el auto, fue una muerte planificada, toman información los ministros y fiscales, que llegan tarde, y toman posesión dos funcionarios Javier Echaniz y Martín Degratti, que son los que manipula la computadora de Medina.  Esto que digo está escrito en un acta policial” explicó Acuña.

“En la propia acta, en distintas hojas, van admitiendo que tomaron intervención de la computadora a las 23:59 del día 29, pero ya había sido intervenida. Cuando los especialistas llegan la máquina ya tenía un chupete y estaban extrayendo información. Querían ver si había pruebas que demuestren la relación de Medina con la política”.

Causa

“Rodenas, que es la última jueza de la causa, ordena que le llegue la máquina de Medina en el estado que se encontrara; la pidió a las 13 horas y le llega a las 17. No hay respeto ni por la justicia. La PSA y la gendarmería dicen que violaron la correspondencia epistolar, que entraron al correo y que extrajeron las claves de Medina y con eso entraron en computadoras externas. Si esto lo hace un funcionario público tiene un doble de pena por estos delitos, pero ni siquiera fueron llamados a indagatoria, es una vergüenza mayúscula de la justicia” remarcó. 

“¿Se entiende que alguien pueda dictaminar diciendo que no había delito cuando no cita a nadie de todos los que participaron en el proceso? Lo que ha hecho la justicia haciéndose los zonzos es el colmo, no hicieron absolutamente nada” ironizó Acuña.

“Violentan la computadora, contaminan pruebas, no les importa lo que dice la justicia, hace lo que quieren, no los citan a declarar, allanan un country sin orden judicial, secuestran información que nunca mandan a la comisión investigadora. Después de este hecho, balacera al gobernador y muerte de Medina. Después el socialismo y amigos peronistas hicieron un abrazo a tribunales, defendiendo la justicia independiente. Una vergüenza absoluta” finalizó.