El llanto de El Dipy y un pedido de perdón a su hijo

''

El Dipy que este año se dio el gusto de participar en “Bailando 2017” después de haberle pedido en las redes, de todos los modos posibles, a Marcelo Tinelli que le cumpliera ese deseo, se quebró frente a las cámaras de la señal KZO en “Vino para vos”, el ciclo de Tomás Dente. Frente a un video que le mostraron al aire, el cantante no pudo menos que asumir los errores que ha cometido con su hijo adolescente y pedirle públicamente que lo perdone.

En pareja con Mariana Diarco, El Dipy y ella tuvieron un bebé, Valentino, que ahora tiene 11 meses. Pero él, además, es padre de un chico de 13 años, Tomás, fruto de una relación anterior.

Cuando Dente le preguntó sobre la relación que mantiene con su hijo adolescente, El Dipy se sinceró: “Quizá con el nene más grande no conecto mucho, porque no nos vemos mucho… y quizás…. Él está en una edad de 13 años, tiene un montón de cosas, y cuando él era más chico no me dejaron compartir. Se perdieron un montón de cosas”.

Autocrítico, afirmó: “Quizá le falta una imagen paterna, que no la tiene, porque nunca me dejaron serlo. Yo sé que le hace falta un papá”.

Entonces, llegó lo que El Dipy menos se esperaba: Tomás Dente puso al aire el video con el saludo que el adolescente había grabado para su papá. “Hola, Pá, te quiero decir que cuando sea grande no me quiero quedar pelado como vos -dijo en el mensaje el hijo mayor de El Dipy-. No, fuera de joda, te quiero mucho, Pá. Espero que compartamos muchos más momentos juntos, sabés que te amo mucho. Chau. Besos”.

Para el cantante, fue escucharlo y largarse a llorar. Cuando logró calmarse un poco, El Dipy declaró: “Me duele mucho por él, porque es muy buen hijo, un gran tipo, para mí es un gran tipo, ya no es un nene. Es súper estudioso… ¡y las pasó todas! Quiere a su hermano, y la quiere mucho a Mariana”.

Absolutamente conmovido, el cantante miró a cámara y le habló a su hijo de 13 años: “Perdoname por no haber estado el tiempo que necesitabas, creo que acá no hay que echar culpas, yo también soy culpable. Perdoname por hacerte faltar en un montón de cosas”.

Luego, le planteó: “Me encantaría volver el tiempo atrás, pero no puedo. Y trato de ser el mejor padre que puedo, no puedo hacer más. Te amo con toda mi alma, sos mi sangre, sos mi vida, y te elegiría una y cincuenta mil millones de veces más. Sos un hijo inmenso para mí, y te amo con toda mi alma”.