“La domiciliaria a Etchecolatz es como dejar libre a Hitler”

''

Es como dejar libre a Hitler. Etchecolatz es un enano fascista hijo de Hitler. No se cómo calificarlo de otra forma para no decirle hijo de mil puta. Descargar la bronca es lo único que puedo hacer”, enfatizó. 

Además, confirmó que este viernes a las 18:30 encabezará una protesta denominada “broncazo” para rechazar el fallo judicial en la ciudad de Mar del Plata, a donde el Servicio Penitenciario Federal (SPF) trasladará a Etchecolatz.

El hijo del testigo que desapareció en 2006 tras declarar en La Plata en un juicio contra el excomisario bonaerense consideró que la decisión de Tribunal Oral Federal 6 fue tomada “porque el poder político está presionando a los jueces” para favorecer a los represores.

“Todavía no puedo explicarme como estos jueces tienen ese pensamiento de un genocida que tiene seis condenas a cadena perpetua”, señaló en declaraciones a AM 750.

Y subrayó: “Le dan domiciliaria a Etchecolatz mientras que encarcelan a dirigentes políticos sin pruebas. Es evidente que el poder político presiona a los jueces”.

“Estuvimos todo el año peleando por un montón de situaciones, como el 2×1 a los genocidas, y los últimos días del año pretendía pasarlo bien. Estoy con mucha bronca”, sostuvo Rubén López.

Luego de haber recibido otros fallos en el mismo sentido, los jueces José Sobrino, Julio Panelo y Fernando Canero le otorgaron este miércoles la prisión domiciliaria por la avanzada edad y deteriorado estado de salud a Etchecolatz, que este viernes por la madrugada será trasladado a Mar del Plata, donde estableció domicilio, en el Bosque Peralta Ramos.

El ex jefe de la Brigada de Investigaciones de la Bonaerense fue condenado en seis juicios por delitos de lesa humanidad y actualmente afronta otros procesos por episodios ocurridos durante la última dictadura.

“Él fue partícipe de los tormentos que recibió mi padre y comandó el operativo de secuestro” en la dictadura, resaltó Rubén López, que también recordó: “Todos creemos que fue el ideólogo” de su desaparición.

El testigo fue visto por última vez el 18 de septiembre de 2006, días después de haber declarado contra Etchecolatz en un juicio por los delitos de tormentos y desapariciones cometidas en el Pozo de Arana y las comisarías 5º y 8º de La Plata. 

Durante ese proceso, el expolicía fue fotografiado con un papel en la mano que tenía el nombre de Jorge Julio López.