En la TDA hicieron una pausa para negociar

''

Ciento sesenta trabajadores de Televisión Digital Abierta mantuvieron durante ocho horas una permanencia pacífica en el hall del Centro Cultural Kirchner en reclamo por sus puestos de trabajo, tras la decisión del gobierno de cerrar TDA Contenidos. Son camarógrafos, periodistas, guionistas y editores que producen para TDA –desde la cobertura de los actos del presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada a la elaboración de programas para la televisión pública y el Noticiero Federal–. “Hasta la semana pasada estuve trabajando a cuatro manos. El cierre de toda nuestra área nos tomó completamente de sorpresa. Obviamente, ni Macri ni ninguno de sus ministros van a quedarse sin comunicación”, apuntó Juan Oyharçabal, uno de los despedidos. Detrás del ajuste, los trabajadores ven la intención de una tercerización con productoras del sector privado. Anoche lograron abrir un espacio de negociación y se retiraron del lugar ante la promesa de que el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (Sdmcp), a cargo de Hernán Lombardi, hoy les presentará una propuesta. 

La noticia de los despidos les había sido comunicada el martes a la noche. En una reunión de urgencia, la secretaria de Contenidos del Sdmcp, Gabriela Ricardes, les dijo a los delegados que “la intención era que no continuara nada”. “Nos ofrecieron dos meses de sueldo como si nos estuvieran haciendo un favor, con el argumento de que ‘no nos correspondía ninguna indemnización’”, contó Anahí Molina en el hall del CCK.  

Los 160 afectados trabajan como monotributistas mediante un contrato anual que es conveniado con universidades, un mecanismo de fraude laboral bajo el que los empleados públicos trabajan 7.15 horas diarias haciendo las mismas tareas que cualquier efectivo pero con derechos recortados. Son contratos de “asistencia técnica”. Cada año la continuidad laboral depende de que el Estado renueve la contratación.

Entre los afectados hay personas con hasta siete años de antigüedad.

Ante la repercusión de la permanencia pacífica, Lombardi salió a comunicar rápidamente que no se cerrará la TDA pero que “se ha decidido desarticular la unidad de generación de contenidos” llamada Ciara. Argumentó que el Ciara es una estructura “costosa” creada por “el ex Ministerio de Planificación Federal, a cargo de Julio De Vido, en un contexto muy diferente al actual”.

El hall del CCK fue así copado por los despedidos, con el apoyo del Sindicato Argentino de Televisión (Satsaid), al que pertenecen, que participó de la movida que logró abrir una mesa de negociación. A lo largo de la tarde, un dirigente del sindicato y dos delegados mantuvieron tres reuniones con los funcionarios. La última, de más de dos horas y hasta las nueve de la noche, con algún avance que destrabó la tensión. 

El reclamo de los despedidos es que los reubiquen en otras áreas de la televisión pública y que se abran retiros voluntarios. 

El ajuste contradice una promesa de Lombardi de incluir a los empleados de TDA en la planta permanente. “Para esto en diciembre de 2016 el Gobierno creó una sociedad del Estado a la que pasarían la televisión digital con sus equipos técnicos y personal”, reseñó Molina. 

Patricio Delgado, delegado de Televisión Digital Abierta (TDA), contó que decidieron la toma pacífica del hall de ingreso del CCK –en el cuarto piso del edificio tiene su despacho Lombardi– luego de que se cortara “toda vía de negociación”. Reveló, además, que durante todo el año habían mantenido reuniones con representantes de la TDA y el Ministerio de Trabajo, con el objetivo de regularizar la situación contractual de los trabajadores bajo el paraguas de la empresa Contenidos Públicos SE. “Esto es una puñalada por la espalda, es una traición”, sostuvo. 

El cierre de TDA Contenidos es parte del desguace del Sistema de Medios Públicos: hay retiros voluntarios en el Canal Encuentro, de donde ya se fueron 89 personas y otros 27 contratados están ahora mismo en peligro de quedar sin empleo. PakaPaka y DeporTV también están en alerta por 21 despidos encubiertos y la apertura de una lista de retiros voluntarios. 

“En el último tiempo las producciones disminuyeron o lo que se ve en pantalla son producciones antiguas, no hay estrenos. Una de las cosas más preocupantes que está sucediendo es la disminución del trabajo interno, que pone en juego el puesto de 200 trabajadores”, detalló días atrás Sebastián Struciat, trabajador de Encuentro.

“Conectamos todo el país, lo cableamos todo, levantamos antenas, generamos contenidos, los distribuimos. TDA fue creada junto con otros desarrollos como el Arsat y Argentina Conectada, en una ecuación redonda”, apuntó Oyharçabal. “Todo lo que se montó es parte de una política que no le pertenece al macrismo, como no podría pertenecerle a ningún gobierno, sino al Estado, que ya hizo la inversión. Una inversión que hoy ningún Estado hace en ninguna parte del mundo acá ya está hecha, y esto es lo que se quiere desguazar para contratar, seguramente, a los amigos del Gobierno en el sector privado. Sabemos que tras los cierres, la historia sigue por ese camino”.