Marcha atrás en el juicio abreviado por el asesinato de Pablo Cejas

''

El titular de la Fiscalía Regional de Santa Fe, Carlos Arietti, determinó que el crimen del agente policial Pablo Cejas, ocurrido el pasado 17 de julio en un descampado del barrio Yapeyú, no vaya a juicio abreviado tal como se analizó desde la Fiscalía que instruye la causa, a cargo de Jorge Nessier y de la defensa de los imputados.

La resolución fue notificada en la jornada de ayer y se dio luego de que la pareja de la víctima, Nancy Scarfone –patrocinada por el Centro de Asistencia Judicial (CAJ)–, se oponga a la intención de acordar penas menores a los 20 años para los dos acusados, Jesús Almada y Maximiliano Benegas, los cuales se encuentran bajo la medida cautelar de prisión preventiva.

En sus fundamentos, los abogados del Centro de Asistencia Judicial indicaron a UNO Santa Fe que el caso no tenía que terminar en un acuerdo exprés ya que consideraron que la pena que exige este tipo de delito es de prisión perpetua, tal como lo establece el artículo 80 del Código Penal Argentino que determina –en uno de sus incisos– que se debe imponer prisión perpetua cuando la víctima “sea un miembro de las fuerzas de seguridad pública, policiales o penitenciarias, por su función, cargo o condición”.

Además, desde el organismo que representa a Scarfone indicaron que el caso no debería terminar en un juicio abreviado ya que el mismo tuvo una gravedad e impacto social muy grande.

La posibilidad de ir a un acuerdo y así evitar llegar a la instancia de juicio oral surgió este mes en la Fiscalía de Homicidios de Santa Fe. Esa intención fue comunicada a Scarfone, la cual desde un principio rechazó tal propuesta. Dicha situación resolvió que sea el propio fiscal regional Arietti, quien defina si se debía continuar con la pesquisa judicial o si se cerraba una pena abreviada.

El caso se remonta a la noche del lunes 17 de julio pasado, cuando Pablo Cejas fue ultimado a balazos en un descampado de Neuquén al 6400 del barrio Yapeyú en horas de la noche.

Por aquel hecho, fueron detenidos dos muchachos. El primero fue Jesús Almada, el 12 de agosto. El segundo, Maximiliano Benegas, fue arrestado el 17 de ese mes en una vivienda de Laguna Paiva.

Los dos permanecen detenidos bajo la medida cautelar de prisión preventiva desde ese entonces y a la espera de que su situación procesal se resuelva en un juicio abreviado –posibilidad que ya fue descartada por el fiscal regional– o llegar a una instancia de juicio oral.