La Justicia seguirá investigando a Diego Lagomarsino

''

Una por una, el juez federal Julián Ercolini desacreditó todas las partes de la coartada de Diego Lagomarsino, con las que intentó despegarse de la muerte de Alberto Nisman. No le creyó cuando explicó por qué le entregó la Bersa calibre 22 ni cuando aseguró que tenía una relación “amo-esclavo”. El magistrado lo procesó como “partícipe necesario del homicidio” del fiscal que investigaba el atentado en la AMIA. También lo embargó. Y, si bien no lo afirmó, sigue sospechando que Lagomarsino en realidad era un servicio de Inteligencia.

En su declaración indagatoria del 15 de noviembre, Lagomarsino presentó pruebas de que asesoraba a Nisman como licenciado en Informática y técnico en Electrónica. Pero también reconoció que “tenía relación con los servicios de Inteligencia por su vínculo con Carlos Rodríguez, alias ”Moro””. Esa amistad, aclaró, “no lo convertía en servicio”. “Moro” trabajó para la Policía Aeronáutica Nacional (PAN), luego Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), la misma fuerza que grabó la llegada de Nisman al aeropuerto internacional de Ezeiza.

Luego explicó cómo conoció a ese exespía. “Jorge Ardissone -gerente general de Checkpoint Systems, donde él trabajó en 1996- lo contactó con su hijo Mariano, que era amigo de Nicolás Rodríguez -hermano de ”Moro”- al que también asesoró. Y que fue ”Moro” quien le presentó a Nisman”, según la resolución.

En 2006, Nisman le pidió a Lagomarsino que le solucionara un problema en su laptop. En 2007, finalmente, el fiscal de la causa AMIA le propuso al asesor informático colaborar en esa investigación. Una de sus tareas, según expresó el procesado, fue “realizar cruces telefónicos relacionados con el atentado”.

Ahora, según le aseguró una fuente de la causa a TN.com.ar, los acusadores buscan confirmar si Lagomarsino era un servicio de Inteligencia infiltrado en la fiscalía que investigaba la voladura el 18 de julio de 1994 en la AMIA, que mató a 85 personas. Lo mismo piensa la exesposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado.

“Todavía no lo pudimos probar, pero tenemos esa sospecha. Ninguna persona de confianza de Nisman relacionada con la Informática y con acceso a su computadora podía ser ajeno a los servicios de Inteligencia”, analizó esa fuente. El objetivo: informar a la fuerza que respondía los avances de la causa AMIA.