Unos 7 mil jóvenes dieron vida a las fiestas nocturnas

''

La ciudad vivió desde el mismo domingo un clima de festividad muy marcado. Las condiciones climáticas jugaron una gran pasada con temperaturas a tono con la etapa del año pero lejos de los calores sofocantes que se vivieron en 2016.

Inclusive por la noche muchas familias que habían instalado sus mesas al aire libre, tras el brindis decidieron mudarse al interior de los domicilios, ya que una intensa brisa proveniente desde el sur refrescó la velada.

Tal como había sucedido entre jueves y viernes, el movimiento de personas en el sector del centro rafaelino fue muy intenso el sábado y hasta el domingo por la mañana. Conforme lo estipula la Ley de Descanso Dominical, los días 24 y 31 de diciembre los negocios (y supermercados) pueden abrir sus puertas entre las 8 y las 17, lo cual ayudó mucho a la actividad comercial, incrementando las ventas y haciendo que la economía local tenga un cierre de año positivo.

El domingo por la tarde ya fueron menos los que decidieron hacer compras (muchos de ellos ya habían cumplido con el trámite), optando por disfrutar de la jornada entre amigos o en familia, haciendo “la previa” de la Nochebuena.

Los festejos

Pero más allá de las cenas, el asado, los postres y el tradicional pan dulce para acompañar el momento del brindis, unos siete mil jóvenes (e incluso adultos) no desaprovecharon la variada oferta de eventos nocturnos para darle la bienvenida a la celebración navideña.

La mayor concentración de personas se dio en el sector suroeste de la ciudad, ya que dos espacios de gran capacidad y ubicados en forma contigua, como el Aero Club Rafaela y el Club de Planeadores, se convirtieron en el escenario de las dos fiestas más convocantes.

El Aero Club recibió el evento organizado por Barking Dog, con casi un millar de participantes, mientras que el Club de Planeadores albergó la “Sweet Land”, conducida por Dobleve Producciones, a la cual ingresaron más de cuatro mil personas.

“Organizar el operativo y los controles era un desafío muy importante en cuanto a la seguridad vial, no solo por el gran caudal de público que se esperaba para estos eventos, sino porque también debemos considerar que se realizaron en lugares a la vera de la Ruta Nacional 34, con la complejidad que eso significa”, reconoció ayer Gabriel Fratini, coordinador de Protección Vial y Comunitaria, al momento del balance del trabajo realizado.

En ese sentido, otro lugar que tuvo movimiento fue el local de Chimbote, que debido a razones de fuerza mayor no pudo llevar adelante su evento programado en el predio de la Sociedad Rural y abrió las puertas en su tradicional local, aunque con escasa convocatoria.

Finalmente, el predio del exclub Federal -encallado en la esquina de avenida Santa Fe y Jorge Newbery- recibió al evento coordinado por Margarita y Meridiano, en el que dijeron presente unas 800 personas.

Controles

“En los sectores donde instalamos los diferentes puestos de control, a lo largo y ancho de la ciudad, no hubo accidentes, incidencias o siniestros viales, ni hechos de violencia o inseguridad. Eso es muy positivo”, dijo Fratini, añadiendo que si bien se registraron un par de choques fueron en lugares alejados de las fiestas.

Cabe señalar que trabajaron en forma conjunta, a través del Comando Unificado, Policía Comunitaria, Agencia Provincial de Seguridad Vial, Gendarmería Nacional, Guardia Urbana, Protección Vial y Comunitaria, y la Policía de la provincia de Santa Fe, que cumplió un rol preponderante con patrullajes intensos y continuados durante toda la madrugada, encabezados personalmente por el Jefe de la Unidad Regional V, Adrián Forni, lo cual contribuyó en gran manera al éxito del operativo.

“Si se cuenta el operativo desde el sábado a la tarde, la Nochebuena, la madrugada del lunes y el resto de la jornada de hoy (por ayer), unos 200 agentes formaron parte de estas acciones preventivas”, añadió.

Por otro lado el director de la Guardia Urbana Rafaelina, César Oviedo, también se mostró muy conforme con la labor realizada y los resultados de un accionar conjunto que evitó que se suscitaran problemas como años anteriores. “Fue una noche muy tranquila”, admitió.

Es importante destacar cómo una conducción responsable y ordenada de las diferentes fuerzas de seguridad que interactúan en este tipo de operativos, permite un trabajo correcto, sin sobresaltos y que por sobre todas las cosas garantice la seguridad de miles de rafaelinos. No solamente de aquellos que optan por salir entre amigos a los eventos nocturnos, sino del resto de los ciudadanos que circulan luego de la medianoche y de aquellos que quieren disfrutar de las Fiestas en la tranquilidad de sus domicilios.

Sin heridos por pirotecnia

Otra de las buenas noticias que dejaron la Nochebuena y la Navidad en Rafaela fue que no se registraron heridos como consecuencia de la utilización de la pirotecnia.

Si bien muchos todavía siguen comprando estos artículos, nuevamente su masividad se mostró en descenso respecto de años anteriores. Los altos precios y las insistentes campañas para desalentar su uso, los principales factores.