Ingeconser promete un parque eólico

''

Mientras la Justicia porteña le dictaba el concurso de acreedores a Ingeconser (responsable del megaproyecto Ciudad Ribera) en noviembre, el grupo internacional con base en España insistía en adjudicarse la generación energías renovables a través de un parque eólico en Rufino, bajo una inversión de 50 millones de dólares.

Su intención de competir por un cupo en una compulsa nacional se da en paralelo a la verificación de créditos que los propietarios damnificados en Puerto Norte deberán hacer con el fin de escriturar. Quienes aparecían como responsables del consorcio y del estudio jurídico de Ingeconser son los mismos que reimpulsaron el convenio firmado con el gobierno santafesino en 2015 para montar 12 aerogeneradores en el predio municipal.

Todavía muchos propietarios de las 500 unidades distribuidas en los edificios de Puerto Norte se están recuperando del impacto de la noticia. Un complejo habitacional de alta gama en la ribera rosarina, pero sin final de obra y en cesación de pagos desde junio de 2016.

El titular del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial de la 13ª Nominación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Caba), Fernando Perillo, emitió una resolución del 15 de noviembre pasado donde se dispuso la apertura del concurso preventivo de Ingeconser SA.

La firma denunció como domicilio social Eduardo Madero 900 piso 16 de Capital Federal. Allí funciona el estudio jurídico Cabanellas, Etchebarne, Kelly (CEK), desde donde se impulsó la “reingeniería” del parque eólico en Rufino.

En mayo de 2015, el gobierno de Antonio Bonfatti anunciaba la creación de energías renovables en Santa Fe. En Rufino se iban a generar 25 megavatios de potencia. Y para ello, el gobierno santafesino firmó un convenio con Ingeconser, que iba a demandar una inversión estimada en 50 millones de dólares. La página oficial todavía ubica la obra como proyectada.

Mientras tanto, sus responsables anunciaban hace un mes (en paralelo con el concurso preventivo dictado sobre Ciudad Ribera) el resurgimiento del parque eólico.

De acuerdo al convenio firmado por Bonfatti, Ingeconser se comprometía a construir y poner en funcionamiento a su exclusivo costo y responsabilidad técnica, económica y jurídica el futuro parque eólico en un predio de la Municipalidad de Rufino, en 18 meses.

La provincia aportaría el soporte técnico. La energía generada iría al sistema interconectado nacional.

En noviembre pasado, y a medios especializados en energía, se presentaban Miguel Del Castillo (en junio como director ejecutivo de Ingeconser y en noviembre como referente de Eólica Río Negro, rsa) y Juan Manuel Barros, socio de CEK. Ambos detallaron su expectativa de adjudicarse un cupo de energías renovables por región bajo la licitación nacional denominada RenovAr 2.

Una apuesta fuerte, que se contrapone con las dificultades de concretar el final de obra pública comprometida en Puerto Norte, necesaria para que los propietarios de las unidades puedan escriturar.