Cada vez hay más autos en el corralón por falta de documentación

''

Por día, los rosarinos cometen más de 150 faltas de tránsito que son causales de remisión al corralón y cada vez más vinculadas a problemas de documentación. En los primeros once meses del año, las diversas áreas de contralor municipal labraron 51.866 actas por distintas contravenciones que ameritaban la remisión de los rodados. A lo largo de 2017 fueron enviados a los corralones municipales 24.130 autos, más de 70 por día, ya que en muchos casos el mismo conductor cometió más de una falta en una misma maniobra. La novedad es que cada vez se remiten autos al corralón por falta de licencia de conducir, tarjeta verde o seguro y esa contravención lidera el ranking de causales.

En ese sentido, las principales infracciones cometidas están relacionadas a no llevar la documentación necesaria o tenerla vencida (41 por ciento), violar las medidas de seguridad (25,7 por ciento), estacionar en lugares prohibidos (20 por ciento) y faltas de circulación (12 por ciento).

El flamante secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Guillermo Turrin, remarcó que la cifra de remisiones al corralón se mantiene estable en los últimos años, con leve tendencia al alza con algunas fluctuaciones entre las causales.

“En los últimos años bajó la cantidad de remisiones por mal estacionamiento y crecieron las vinculadas a las faltas por documentación, por no contar con licencia habilitante, la tarjeta verde que acredita la propiedad del vehículo y el seguro automotor”, agregó.

De acuerdo a la normativa vigente, la documentación indispensable que debe tener un automovilista al momento de un control de tránsito de rutina es su licencia de conducir habilitada, tarjeta verde o azul y la póliza de seguro al día.

Los datos a los que tuvo acceso La Capital fueron elaborados en base a todos los operativos efectuados por la Dirección de Tránsito, Guardia Urbana Municipal, Control Urbano y Fiscalización del Transporte entre enero y noviembre durante la gestión del ex titular de Control y Convivencia, Gustavo Zignago, hoy al frente de la Secretaría General.

En total, hasta fin de noviembre los inspectores de Tránsito labraron 174.784 actas de comprobación. En el mismo lapso se emitieron 51.866 notificaciones por faltas causales de remisión, mientras que las remisiones efectivas fueron 24.130.

El funcionario aclaró que la diferencia entre las más de 50 mil actas y las casi 25 mil remisiones “se debe a varios factores. En especial a que un mismo vehículo puede haber cometido varias faltas simultáneas al momento de ser detectado por los inspectores”.

“Y han ocurrido —continuó— muchos casos de autos mal estacionados que están ubicados entre dos autos lo que imposibilita la actuación del remolque, aunque en este caso igual se le labra el acta y deberá pagar una multa”.

La novedad del relevamiento de este año radica en los cambios en la composición de las causales de remisión. En el universo de faltas perdió participación relativa el mal estacionamiento y subió la cantidad de envíos al corralón por cuestiones relacionadas a la documentación.

En ese sentido, hasta fines del mes pasado se habían labrado 21.383 actas por temas documentales, el 41,2 por ciento del total. Dentro de este rubro, la mayoría de los casos (10.814) fueron por no llevar documentación (carné de conducir, seguro o cédula verde). En segundo lugar, con 6.406 actas, se ubicó la falta por conducir sin haber obtenido la licencia habilitante.

Al respecto, durante el año en curso los inspectores pusieron mayor énfasis en controlar la veracidad de los carné de conducir ante la proliferación de licencias truchas.

Según datos oficiales, ahora los inspectores de Tránsito en Rosario detectan por día al menos tres carnés truchos en operativos, muchos de ellos muy bien elaborados.

El segundo rubro con más actas causales de remisión fue el vinculado con las medidas de seguridad que tuvo 13.325 casos, el 25,7 por ciento del total. Allí la mayoría fue por circular en moto sin casco (4.841) y luego circular sin espejo retrovisor (3.514 casos).

En tercer lugar aparecieron las contravenciones por estacionamiento incorrecto, unos 10.564 casos, el 20,3 por ciento. De ese total, unos 5.845 fueron por estacionar en lugar prohibido y 2.858 por dejar el auto en parada del transporte.

El cuarto lugar fue para las faltas por circulación que contabilizaron 6.294 casos, el 12 por ciento. De ese total 1.590 casos fueron por alcoholemia positiva, 1.970 por circular sin chapa patente y 164 por narcolemia.

A lo largo del año, el municipio realizó 125 talleres de concientización vial a los que acudieron 5.970 conductores de autos y motos que habían cometido infracciones. En lo referido a educación vial entre las visitas al parque infantil, las visitas a colegios y colonias este año fueron alcanzados diez mil chicos con talleres. Y hubo 36 mil asistentes a los cursos teóricos para sacar la licencia de conducir.

Razones que explican el cambio de tendencia

El secretario de Control y Convivencia, Guillermo Turrin atribuyó el cambio de tendencia respecto a las causales de remisión al corralón,donde ahora prevalecen las sanciones por falta de documentación “a la cantidad de operativos en la calle que se realizan a diario, que son al menos tres por día”.

Turrin remarcó que en la actualidad las distintas áreas de contralor municipal, entre Tránsito, Guardia Urbana, Control Urbano y la Dirección de Fiscalización del Transporte suman unos 900 inspectores. Cuando se le preguntó al funcionario si la cifra era acorde para un parque automotor que ya superó las 700 mil unidades en Rosario, entre autos particulares, taxis y colectivos, el secretario de Control respondió: “Esa es una pregunta difícil de responder y depende el enfoque que uno haga. No se puede pensar que haya un inspector por vehículo que circula”, indicó. ”El criterio que hemos adoptado —siguió— fue armar operativos en base al territorio, tomando las 600 manzanas que tiene la ciudad, con criterio estratégico y priorizando las zonas más transitas y conflictivas”

El funcionario vinculó el cambio de tendencia en las causales de remisión a la “mayor presencia y control de los inspectores en la calle”.