Darío Grandinetti: “Extraño a Cristina Kirchner”

''

“Soy un laburante, he trabajado mucho pero nunca he hecho muchas cosas a la vez. No he ganado mucha guita”, dice Darío Grandinetti (58), que de chico, en su Rosario natal, no tenía la fantasía de vivir de la actuación. Y aún así, terminó convirtiéndose en uno de los referentes más importantes de su profesión.

Aunque su vida se reparte entre Argentina y España, los próximos meses estará instalado en Buenos Aires ya que será uno de los protagonistas del nuevo unitario de Pol-Ka que comienza a rodarse a finales de enero: El lobista.

Reacio a hablar de su vida personal, supo marcar los límites a la prensa y preservar su privacidad. Pero eso no impide que el orgullo paternal aparezca inmediatamente a la hora de hablar de sus hijos: “Disfruto mucho de trabajar con ellos. Me tranquiliza el hecho de ver que tienen herramientas. A su edad, yo no tenía tantas herramientas: están mejor preparados, han estudiado mucho”. Asi se refiere a Juan (que lo acompaña en su última película), Laura y María Eulalia con quienes constantemente disfruta hacer cine y teatro.

—¿Cómo viviste esta semana argentina?

 

—Con mucha inquietud, con mucho dolor. No hace falta más que ver la oposición de la gente en un número enorme en todo el país. Creo que es muy perverso pretender que la gente se quede con los cincuenta o cien que tiraban piedras contra la importancia de lo que se está resolviendo ahí adentro. Es mucho más grave lo que han resuelto dentro del recinto que las escenas de violencia. Sobre todo porque hubo una gran cantidad de gente que se manifestó en paz, que lo volvió a hacer, que lo siguió haciendo y que creo que lo va a seguir haciendo. Y me preocupa que el gobierno no registre eso, que se quede con los grupos minúsculos que siempre existen básicamente de infiltrados, no solamente pero básicamente de infiltrados, para justificar la represión que tienen decidida desatar cada vez que hay una protesta popular.

 

—¿Creés que se puede resolver?

 

—Sí, con diputados que pongan lo que hay que poner arriba de la mesa y defender lo que prometieron que iban a defender cuando los votaron. Sobre todo aquellos que se han dado vuelta.

 

—¿Qué extrañás de Cristina?

 

—(Risas) A ella la extraño. Sus políticas, su mirada frente al problema geográfico, político económico del mundo. Tiene conocimientos sobre eso que no le escucho hablar a nadie. Su decisión de defender el interés de los argentinos. Podría nombrar un montón de cosas, pero ahora estamos lamentando que se vuelvan a ir los científicos, haber perdido los satélites, el valor adquisitivo del sueldo que siempre estaba por encima de la inflación porque había paritarias, no hay más paritarias, que la gente pudiera expresarse y salir y protestar e insultarla y decirle todas las cosas que le decían y no le pegaban a nadie, no lo metían preso, no iban a buscar a nadie que pusiera un twitter a su casa y lo metían preso, no se mataba a los indios por la espalda, no se mataba a nadie.