Gremios del Cordón amenazan con un paro general

''

Los trabajadores de la Fábrica Militar Fray Luis Beltrán realizaron ayer una multitudinaria asamblea frente a la planta industrial, cortando temporalmente la ruta 11, a raíz de los 35 despidos que se conocieron esta semana, y lanzaron un plan de lucha que incluye el paro por tiempo indeterminado, movilizaciones y la posibilidad de una huelga de todos los gremios del Cordón Industrial hacia el viernes de la semana próxima. También se hicieron presentes en el acto frente a la sede fabril y expresaron su solidaridad sindicatos y autoridades políticas de la región, la CGT-San Lorenzo, y legisladores.

“Hicimos un acto frente a la fábrica y resolvimos primero que todos los compañeros nos quedábamos afuera, por lo que en la fábrica están de paro”, señaló Raúl Daz, secretario general de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE)-Rosario, quien añadió que “estamos de paro exigiendo la reincorporación de todos los despidos de Fabricaciones Militares en el país, incluidos los de Fray Luis Beltrán, donde estamos en asamblea permanente y estaremos con medidas de fuerza la semana que viene también”.

En ese sentido, el martes habrá un plenario de todos los trabajadores del Estado nacional en Buenos Aires, en el cual estará incluido el conflicto en la fábrica beltranense. “Vamos a discutir las acciones y es casi seguro que haya paro nacional del Estado en todo el pais”, adelantó Daz.

La idea es que el miércoles los trabajadores realicen una caravana desde Fray Luis Beltrán hasta la céntrica “esquina de los bancos” en San lorenzo y, en ese marco, convocar a referentes gremiales de toda la zona a un plenario frente a la fábrica para posiblemente avanzar hacia un paro regional en la zona.

Amplio respaldo

Daz destacó la presencia y el respaldo en el acto de ayer de Edgardo Quiroga, ex secretario general de la CGT-San Lorenzo y líder del gremio municipal; el secretario adjunto de la central obrera sanlorencina y titular del Sindicato de Obreros Petroquímicos Unidos, Mauricio Brizuela; Alberto Botto, de Luz y Fuerza; Daniel Yofra, de la Federación de Aceiteros; los referentes nacionales de ATE Julio Fuentes y Orestes Galeano, entre otros dirigentes sindicales. También estuvieron representados los gremios de Amsafé, Coad, Prensa, la CTA de los Trabajadores, y movimientos sociales como el Polo Obrero y la Corriente Clasista y Combativa.

Al respecto Quiroga, uno de los oradores en la mañana de ayer, llamó a “dejar de lado las mezquindades y diferencias”, y pidió “estar más unidos que nunca; hoy no hay lugar para los personalismos ni para las diferencias, es momento de que nos unamos todos y luchemos por todos los puestos de trabajo, por eso estamos dispuestos a paralizar y a movilizar”.

Entre las muestras de apoyo, estuvieron dirigentes políticos como el presidente de la comisión de Laborales de la Cámara de Diputados provincial, Miguel Solís; el legislador Carlos Del Frade; las concejalas de Rosario Norma López y Celeste Lepratti; el presidente comunal de Luis Palacios, Adrián Biyovich; Jorgelina Signa, edila de Capitán Bermúdez, y también expresó su solidaridad desde Buenos Aires el diputado nacional santafesino Luis Contigiani.

También estuvo frente a la fábrica el flamante intendente de Fray Luis Beltrán, Mariano Cominelli, quien expresó que “estamos sumamente preocupados. Hoy tenemos el despido de 35 trabajadores y sería un golpe durísimo si se pretende cerrar la fábrica”, y añadió que “vamos a trabajar en una estrategia común con los trabajadores y otros municipios del Cordón Industrial y se van a tender lazos con autoridades provinciales”.

El diputado nacional Marcos Cleri señaló que “los despidos tienen que ver con el programa económico que esta llevando adelante Macri, y en el caso de Fabricaciones Militares, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, está aplicando la ley de emergencia de seguridad, donde compra bienes importados sin licitación, es decir, con adjudicación directa, haciendo que los recursos argentinos salgan al exterior y dejando sin trabajo a muchos argentinos”.

“Cinismo”

“Destacamos la presencia de referentes políticos y sociales, llegó la solidaridad del país entero en un momento muy sentido. Ellos decidieron despedir a los trabajadores a tres días de las Fiestas y eso pegó durísimo. Para se den una idea del cinismo (del gobierno), a los despedidos de la Fábrica Militar Villa María les dijeron que tenían el sueldo y el preaviso depositado y cuando fueron a buscar el dinero las cuentas habían sido bloqueadas”, graficó Daz.

El dirigente de ATE enmarcó las cesantías en Fabricaciones Militares en un “plan estratégico del gobierno de despedir 50 mil trabajadores del Estado, y el mejor momento es cuando vencen los contratos”, y recordó que “el 50 por ciento de los trabajadores estatales están con contratos anuales o semestrales”.

En el marco del plan de lucha, Daz adelantó que se intentarán gestiones con los legisladores provinciales y nacionales, en razón de lo cual el jueves realizarán una audiencia pública en la Legislatura para que “nos reciban por la situación gravísima en la cual esta hoy la fábrica el estado de militarización creciente”, aseveró el dirigente gremial.

Fábricas “militarizadas”

El líder de ATE Rosario, denunció que “Prefectura está en el interior de la fábrica de Beltrán y en Villa María, la Policía Federal en la planta de Azul, y Gendarmería controla la Sede Central y Río Tercero, porque están controlando el movimiento interno ya que buscan no producir, hacer más ajuste y que el déficit lo paguemos los laburantes”, y aseveró que “están pensando en el cierre definitivo de la producción nacional, ya sea Fábrica Militar u otras”, a través de un proceso de vaciamiento.

Describió que el conflicto con los estatales alcanza a todas las áreas, y mencionó a modo de ejemplo achiques en “Enacom, Inta, Inti, Ministerio de Cultura, hay una política estratégica del gobierno de ajuste desde la reforma previsional, reforma laboral, además de lo cual tienen que despedir en el estado a 40 mil trabajadores”.

Resaltó que esto ocurre “casualmente cuando se les está por terminar el contrato a 90 mil trabajadores”, y aseguró que el gobierno “ya está pensando en un desguace de 50 mil trabajadores, y en el cierre definitivo de la producción nacional, ya sea Fábrica Militar u otras dependencias”.