Habló el médico que salvó al turista estadounidense apuñalado

''

Joe Wolek, el turista estadounidense atacado por dos ladrones en La Boca semanas atrás, evoluciona en su recuperación después de haber recibido 10 puñaladas cuando quisieron robarle su cámara de fotos. Su vida estuvo realmente en peligro y luego de varios días en estado reservado, ya se recupera en terapia intermedia del hospital Argerich. Yamil Ponce, el cirujano que lo operó en su momento más crítico, publicó una foto junto a la víctima en las redes sociales y habló con Infobae: “Le dije que estoy muy feliz de que esté con vida”.

“Sólo puedo decir una vez más gracias a Dios por tu bendición”, escribió Ponce en su cuenta de Facebook, y acompañó el mensaje con una foto en la que se ve a Francis Joseph Wolek (54) herido pero sonriente en la cama del hospital, abrazado a su médico y ya sin ayuda mecánica para la respiración.

Wolek, fotógrafo y artista conceptual que vive en Los Angeles, fue asaltado y atacado el viernes 8 de diciembre mientras caminaba por La Boca y sacaba fotos. Dos ladrones le robaron la cámara y uno de ellos le dio 10 puñaladas, que le provocaron dos orificios en el corazón, otros dos de cada lado del pulmón y seis más por otras partes de su cuerpo. “No se salva cualquiera en ningún lado del mundo”, comentaron fuentes que lo atendieron en el Argerich.

Horas después del ataque, llegó a Buenos Aires su mujer, Lena, y un sobrino. Además, Wolek estuvo acompañado por un matrimonio argentino que conoció en Estados Unidos. La familia decidió no hablar con la prensa al menos hasta tanto el hombre se recupere completamente. “Joe vino a celebrar su cumpleaños y terminó en un hospital. Lo que más quieren hacer es volver a casa”, explicó a este medio un allegado a la familia.

Días atrás, a través de la Embajada de Estados Unidos, Lena Wolek transmitió a Infobae su satisfacción por la recuperación de su marido. “La supervivencia de Joe es nada menos que un milagro”, comentó la mujer, quien se mostró profundamente agradecida con la atención y el cuidado en el hospital. Y también con la actitud de Luis Oscar Chocobar (30), el policía de Avellaneda que intervino de civil para pedir auxilio por Joe y perseguir a los ladrones.

El agente disparó contra Pablo Kukoc, un joven de 18 años con antecedentes de robo, que cuatro días después murió como consecuencia de la intervención policial. Chocobar estuvo detenido dos días y todavía se lo investiga: la Justicia quiere determinar si no hubo exceso en su reacción. El agente asegura que disparó porque Kukoc se le fue encima e hizo ademanes de tener un arma. Pero el ladrón solo tenía el cuchillo con el que casi mata al estadounidense. La esposa de Wolek remarcó que el hecho de que el turista esté mejorando “es un testimonio del policía y los paramédicos que intervinieron en su favor”.

Wolek despertó del coma el martes pasado. “Se despertó con mi hijo y su esposa y comenzó a llorar”, dijo la hermana de Joe, Janeen Obis, a un medio de Kentucky, su lugar de nacimiento. Elena destacó el trabajo del personal del Argerich: “El cirujano, los médicos de apoyo y el personal de enfermería del hospital han realizado un trabajo increíble con sus intervenciones quirúrgicas y atención postoperatoria. Estamos muy esperanzados de que, con el tiempo y la atención médica adecuados, Joe se recupere por completo”.

ib