La soja reduciría su cotización y podría caer su demanda industrial

''

En el comienzo de una nueva campaña sojera hay algunas noticias que preocupan tanto a los productores como a los integrantes de la enorme cadena de comercialización que procesa el cultivo.

Un informe de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) advierte que hay una serie de factores que podrían reducir la cotización de la soja para la próxima cosecha.

La principal causa es que se anticipa una menor demanda industrial del cultivo en las plantas que lo procesan, sobre todo para obtener aceite y biodiésel, es decir, las fábricas radicadas, en su mayioría, entre San Lorenzo y Timbúes.

El cierre del mercado de Estados Unidos al biodiésel argentino, en agosto pasado, es un factor de peso, porque generaba divisas por 1.300 millones de dólares.

Una compensación parcial es la reapertura de los embarques a la Unión Europea, pero el negocio viene lento y sin una ratificación plena de parte de dicho mercado, por el contrario, hay sectores que impulsan una nueva prohibición al producto nacional.

“Se sabe que la misma está recibiendo una fuerte presión de su industria para elevar los aranceles a la importación de biodiésel proveniente de la Argentina y es muy probable que lleve adelante un reclamo similar al norteamericano, con base en las asimetrías entre el porcentaje de retención al aceite de soja y el biodiésel”, alertó Matías Lestani, economista de CRA.

A este escenario hay que sumar la posición impulsada por Francia, en la UE, para prohibir el ingreso de productos agrícolas que fueran tratados con glifosato. “Algunos informes hablan de una pérdida de ventas externas para la Argentina por 17.000 millones de pesos”, estimó CRA.

Otro factor externo relevante es que China viene demorando su proceso de normalización de compras de aceite de soja argentino, un “bache” que fue cubierto en parte por India, que se llevó casi la mitad de las exportaciones de aceite de soja local. Pero ahora, este país, también impuso barreras proteccionistas.

“El problema es que este último país, en los últimos días, elevó su tasa de derechos de importación de aceites vegetales del 17% al 30%, entre ellos el de soja”, agregron en el informe.

Todo esto implica que hay unas 23 millones de toneladas de soja, de la campaña 2017/2018, expuestas a sufrir una variación negativa en los retornos esperados.