El Congreso define el futuro de Kuczynski

''

“Defenderé mi capacidad moral” en la sesión en que el Congreso debe votar el pedido de destitución, dijo el mandatario peruano en un breve mensaje transmitido por radio y televisión, donde apareció escoltado por sus dos vicepresidentes, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz.

El mandatario corre el riesgo de ser cesado por “incapacidad moral” y convertirse en el primer presidente en perder su puesto por Odebrecht, que admitió haber pagado decenas de millones de dólares en sobornos en varios países latinoamericanos para lograr importantes contratos de obras públicas.

Kuczynski entregará sus descargos ante un Congreso dominado por la oposición decidido a destituirlo, ocho días después de que el escándalo Odebrecht se cobrara otra prominente víctima, el vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, condenado a seis años de prisión por recibir sobornos.

“Yo no he mentido, no soy corrupto”, ha repetido Kuczynski.

Los analistas advierten que la economía peruana sufrirá un “impacto fuerte” por la incertidumbre política y la Iglesia Católica ha llamado a evitar que la crisis se profundice.

“La suerte del presidente Kuczynski está echada”, dijo el analista político Luis Benavente, quien vaticinó que el mandatario de centroderecha será destituido el mismo jueves.

Empresario de 79 años con experiencia y amigos en Wall Street, Kuczynski alega que nunca recibió un pago ilegal de la compañía brasileña, pero tres de cada cinco peruanos estiman que debe dejar el poder, según encuestas.

Después de escuchar los descargos del mandatario, el Congreso unicameral sostendrá un debate antes de votar si lo destituye por haber ocultado que empresas vinculadas a él realizaron asesorías a Odebrecht, por las que les pagó casi cinco millones de dólares.

Para aprobar la vacancia por “incapacidad moral permanente” de Kuczynski, con base en que negó insistentemente sus vínculos con la constructora para luego ser desmentido por la propia empresa, se requieren 87 votos de los 130 escaños del Parlamento.

Los votos parecen asegurados, puesto que el proceso de destitución fue solicitado por 93 legisladores.

El primer vicepresidente, Martín Vizcarra, arribó el miércoles a Lima desde Canadá donde es embajador, y asumiría la presidencia si el Congreso destituye a Kuczynski.

Según imágenes de la televisión, el vice llegó al aeropuerto de Lima y se dirigió a su domicilio sin hablar con la prensa que lo esperaba.