Lo condenaron por administrarle el negocio narco a su hijo

''

Ángel Cecilio Mendoza (51), preso en la Unidad Penitenciaria de Coronda desde 2015, fue condenado en el Tribunal Oral Federal de Santa Fe por haber estado al frente de una pequeña banda narco que tenía base en Santa Fe y en la ciudad de San Javier.

La sentencia fue dictada en el marco de un juicio abreviado firmado entre el fiscal general, Martín Suárez Faisal y la defensa del imputado. Fue homologada por el tribunal de jueces compuesto por José María Escobar Cello, María Ivón Vella y Luciano Lauría.

La misma fue por cinco años, pero como Mendoza ya está sentenciado en otra causa, la condena se le agravó y terminó con seis años de prisión efectiva por comercio de estupefacientes.

La causa fue instruida por la fiscal federal de Reconquista, Viviana Bruno Campagna y fue elevada a juicio, en junio de este año, por el juez federal, Aldo Alurralde. En el mismo proceso también fueron sentenciadas otras cinco personas, entre ellas, el hijo de Mendoza, Ángel Joel.

 

Desde Santa Fe hasta San Javier

El caso remonta al 2015 cuando agentes de la Brigada Operativa Departamental XIV detectaron la venta de estupefacientes de parte de una pequeña organización, con fuerte inserción barrial en San Javier, abocada a la venta de estupefacientes y que era digitada por dos personajes claves: Sergio Vallard, quien estuvo detenido en 2012 por transporte de estupefacientes en Reconquista y Ángel Cecilio Mendoza, preso en Coronda por otra causa vinculada a la comercialización de estupefacientes.

Los investigadores detectaron que de la misma organización también participaban el hijo de Mendoza, Ángel Joel y Liliana Guadalupe Castro, Enzo Daniel Bugnón y Germán Nicolás Monte.

Todos fueron descubiertos tras una pesquisa judicial que implicó múltiples escuchas telefónicas donde se estableció la logística utilizada por la organización narco. Es que Vallard, quien residía en la ciudad de Santa Fe, en Misiones al 7000, abastecía de estupefacientes a Ángel Joel en la ciudad de San Javier.

Las detenciones se produjeron luego de una serie de allanamientos –ocho en total– incluido uno efectuado en la celda donde se encontraba alojado Mendoza en la Unidad Penitenciaria Nº 1 de la ciudad de Coronda, lugar de donde se secuestró el teléfono que utilizaba para digitar el negocio.

Posteriormente, el 19 de abril de 2016 los seis fueron procesados por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención de tres o más personas pero en noviembre de ese mismo la Cámara Federal de Resistencia –a pesar de ratificar el fallo– atenuó la calificación jurídica y dejó la causa en “comercialización de estupefacientes”.

La causa fue remitida al Tribunal Oral Federal de Santa Fe y en diciembre de este año las partes dispusieron en cerrar un abreviado, con distintas penas para los seis encausados.

El pasado lunes se emitió el fallo y Ángel Cecilio Mendoza fue sentenciado a seis años de prisión efectiva. Por su parte, Vallard recibió cuatro, al igual que Monte y el hijo de Mendoza. Todos por comercialización de estupefacientes.

Al mismo tiempo, Bugnón y Castro recibieron la pena de tres años por tenencia simple de estupefacientes.