Las piernas de Messi y Ronaldo están aseguradas

''

Puede parecer extraño, irreal. Pero sí: existen empresas de seguros que aseguran piernas, brazos, rostros o cualquier parte del cuerpo. La única condición para poder acceder al servicio, según explica el sitio especializados en la materia Acierto.com, es que “nos den de comer”. Es decir: “Para que tengamos la opción de cubrir nuestras piernas con una póliza, estas deberán estar implicadas en nuestra actividad profesional. ¿La razón? Que la compañía necesita cuantificar los daños monetarios en caso de que sufras una lesión o similares. Es uno de los requisitos para que un riesgo sea asegurable”.

Por eso, en el mundo del fútbol, es muy común que los clubes contraten seguros para cubrirse en caso de que sus grandes estrellas sufran lesiones que les imposibiliten volver a jugar o que los saquen de competencia por mucho tiempo. Por ejemplo: Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, quienes el sábado se volverán a cruzar en el clásico Real Madrid – Barcelona, por la Liga de España, tienen las piernas aseguradas.

Pero, ¿por cuánto dinero fueron aseguradas las herramientas de trabajo de los dos mejores jugadores del mundo? Según el mismo portal, y con los datos actualizados en 2013, las piernas de Cristiano Ronaldo tienen un póliza de resarcimiento por 103 millones de euros. ¿Y las de Leo? También puede parecer extraño, irreal: 50 millones, la mitad.

El ex jugador que mantiene el récord de haber tenido el seguro de piernas más caro de la historia es David Beckham: 149 millones de euros. Aunque eso no es todo. El inglés tenía, además, una póliza para cuidar su rostro de 40 millones de euros. Futbolista y modelo.

El mundo del fútbol no es el único que utiliza este tipo seguro. También es común que las empresas aseguren piernas y rostros de modelos o manos de cirujanos, entre otros casos. Eso sí: “Los seguros de manos son quizás más frecuentes ya que muchas actividades profesionales dependen exclusivamente de ellas; así pueden contratarlas desde un cocinero hasta un cirujano pasando por un carpintero. El público de los seguros de piernas está más acotado”, apuntan en Acierto.com.