Murió Bernard Law, cardenal que protagonizó un escándalo de pedofilia

''

Murió en la madrugada de este miércoles en una clínica de Roma el arzobispo norteamericano Bernard Law, de 86 años, símbolo de los escándalos que de devastaron a la Iglesia norteamericana y de su fracaso para proteger a los niños y adolescentes de los curas pedófilos. Law fue uno de los que protegió a los culpables. Debió renunciar pero se salvó de terminar en la cárcel refugiándose en Roma bajo la protección de la Santa Sede.

Se estima que desde 1950 al menos el 6% de los sacerdotes estuvo implicado en estas acciones criminales, en lo que se considera el caso más grave que ha vivido, y todavía vive en menor proporción, la Iglesia de Estados Unidos.

Varias diócesis han pagado hasta 3000 millones de dólares de indemnizaciones a las familias de las víctimas.

En el caso de Boston, una de las arquidiócesis más importantes en Estados Unidos, se estima que la Iglesia pagó sumas millonarias por sus culpas objetivas en los abusos de unos 86 víctimas de los 87 curas que fueron acusados.

En enero de 2002, el escándalo que sacudió hasta los cimientos a la Iglesia norteamericana, estalló por la serie de informes que publicó el diario “Boston Globe”, de su grupo especializado de periodistas llamado “Spotlight”, que ganó el Premio Pulitzer y más tarde el Oscar de Hollywood al film del mismo nombre.

Los investigadores periodísticos revelaron que en los registros de las iglesias quedaba constancia de que el cardenal Law, uno de los purpurados más importantes de la Iglesia en su país y en el mismo Vaticano, había transferido a los curas abusadores sexuales durante años sin alertar a los padres y a la policía.

El caso “Spotlight” difundió como una mancha de aceite “non sancto” la desconfianza de muchos de los 64 millones de católicos norteamericanos de que las protecciones de las jerarquías a los curas criminales se hubieran difundido por todo el país.

Law primero negó los hechos y después pidió disculpas y prometió reformas. Pero una montaña de documentos y otras pruebas demostraron que estaba abrumado por la demostración de sus culpas.

Un caso gravísimo fue el del cura John Georghan, acusado por 130 católicos de haber sido abusados, bajo la protección del cardenal Law y dos de sus predecesores, como revelaron los periodistas de “Spotlight”. Georghan fue condenado finalmente a largos años de prisión y asesinado en una cárcel por otro preso.

Law resistió hasta que la difusión del escándalo lo obligó a dimitir el 13 de diciembre de 2002 y refugiarse bajo la protección del Papa Juan Pablo II en el Vaticano. Recibió el pasaporte que le otorgaba la inmunidad-impunidad en caso de un pedido de extradición y fue nombrado arcipreste de la Basílica Pontificia de Santa María Maggiore.