Ardusso después de ser campeón se quedó sin nafta

''

Facundo Ardusso , el campeón de Súper TC2000 viajaba de su ciudad, Las Parejas, a Buenos Aires el lunes -al día siguiente de haber conseguido el título en el autódromo “Oscar Cabalén” de Córdoba-, para cumplir con compromisos adquiridos, cuando el tanque de su Renault Fluence empezó a agotarse. El piloto se refugió en una estación de servicio a la altura de Campana, de la compañía que auspicia al equipo oficial de la marca con la que se coronó, pero ya había entrado en vigencia el paro dispuesto por la CGT y las mangueras de los surtidores estaban cruzadas.

No había manera de continuar el viaje con las pocas gotas que quedaban en el depósito y la adhesión de los trabajadores al paro. Para ellos, no había evidencia de que era el campeón y que su campaña fuera auspiciada por la compañía petrolera. “Hoy los sponsors no nos buscan porque no nos conocen”, reflexiona el piloto santafecino.

Ardusso sacó de su auto el buzo antiflama, demostró la identidad del sponsor y consiguió finalmente que, de manera disimulada, le completaran el tanque para llegar a la capital. Ayer dio varias vueltas en el autódromo porteño en una movida organizada por la marca, llevando de acompañantes a figuras del deporte como el Puma Agustín Creevy. En esa jornada se confirmó que el joven Martín Moggia será el cuarto piloto del equipo Renault, junto a Ardusso, Leonel Pernía y Emiliano Spataro.

Es el primer equipo oficial del Súper TC2000 que confirma su dotación de pilotos para el 2018. Peugeot ya tiene los suyos pero falta el anuncio oficial del regreso de Néstor Girolami, campeón de la categoría en 2014 y 2015, para sumarse a Mariano Werner, Fabián Yannantuoni y Matías Muñoz.

Chevrolet se aseguró hace un mes la renovación del contrato Agustín Canapino, el campeón 2016 que se quedó con el subcampeonato en este torneo. El resto de los pilotos está por confirmarse.

En Toyota, el indiscutido es Matías Rossi, campeón en 2011 y 2013 con la marca. La continuidad de Gabriel Ponce de León, el segundo piloto de la escuadra durante 2017, está siendo evaluada. Si el equipo mantiene cuatro autos en el torneo, uno de esos lugares podría ser para Damián Fineschi, que se queda sin butaca en la escuadra de Víctor Rosso, que no continuará.

Por su parte, en el equipo oficial Citroen solo continuará el sureño José Manuel Urcera, cuyo padrino deportivo, el empresario Marcos Tenaglia, adquirirá la mitad de la escuadra. El joven Federico Iribarne es candidato a ocupar uno de los autos libres (Moggia se fue a Renault y Esteban Guerrieri no continuará) y el mendocino Julián Santero, ganador de dos carreras de TC durante el 2017, podría volver a la categoría con el tercer coche.