Polémica foto del juez Vienna y el padre de Fantasma Paz

''

La quinta semana del juicio a la banda conocida como Los Monos estuvo marcada por la declaración de un imputado, el careo de otro acusado y por el presunto vínculo entre Luis Paz, padre del Fantasma, con el juez que instruyó la causa 913/12, Juan Carlos Vienna. Este miércoles no habrá audiencia en el nuevo Centro de Justicia Penal porque una integrante del tribunal tiene que viajar.

La jornada de este martes –la 18ª– contó sólo con la presencia del testigo Pablo B. Se trata del escribano que realizó la constatación notarial de la imagen que circuló tras la pelea de boxeo entre Marcos “El Chino” Maidana y Adrian Broner en Estados Unidos, donde Vienna y Paz estaban sentados en la misma fila, separados por dos butacas. El trabajo se lo encargó Vanesa Barrios, pareja de Ariel Máximo “Guille” Cantero, según comentó.

El documento fue incorporado como prueba al debate oral y público por pedido del abogado Fausto Yrure. La estrategia de la defensa pasa por mostrar con pruebas lo que presuntos miembros sostuvieron en declaraciones periodísticas: que el juez tenía vínculos con Paz y que tras la muerte del Fantasma “persiguió” a la familia Cantero y sus allegados. Otros testigos que estaban citados para este martes no pudieron presentarse por los inconvenientes que trajo aparejado el paro lanzado por la CGT en medio de la discusión por el proyecto de reforma previsional en Diputados.

En tanto, desde Fiscalía consultaron al escribano si constató la autenticidad de la imagen cargada en el sitio web y si averiguó quién cargó esa foto. “No es mi deber, me limité a hacer lo requerido”, sostuvo. El fiscal Gonzalo Fernández Bussy entiende que esa panorámica tiene inconsistencias que no permiten corroborar si realmente estaban en el lugar donde se ve en Gigapan. Es más, añadió que al lado de Vienna hay personas a las que no se les ve el rostro, y otros a las que se les visualizan los rostros pero no sus cuerpos. 

El paro tuvo su impacto en el juicio

Entre los testigos que debían comparecer este martes estaban los periodistas Rolando Graña y Horacio Vertbisky, y una funcionaria de Migraciones. Los periodistas serán consultados, cuando se presenten, sobre notas hechas relacionadas a la relación entre Paz y Vienna y las fechas coincidentes de salidas y entradas al país, que serían útiles para intentar demostrar que viajaron juntos a Texas para ver la pelea de boxeo en la que después se los pudo ver cerca, a través del sitio web Gigapan. Con la empleada de Migraciones, que no pudo viajar por la medida de fuerza, se tratará de acreditar como prueba esos ingresos y egresos a Argentina.

El viaje, las fiestas y Piñero

Este miércoles no habrá jornada del juicio porque la jueza Marisol Usandizaga anunció hace tiempo que tiene un viaje programado. Si bien podría utilizarse el viernes –día que no se programan audiencias en caso de ser necesarias– para que no se atrase el cronograma, se optó por no usarlo.

De esta forma, el jueves se reanudará el juicio y culminará la quinta semana. Volverá a haber audiencias recién el martes, teniendo en cuenta que el próximo lunes es un día no laborable. Por éste último motivo, Ramón Ezequiel Machuca, alias Monchi Cantero, solicitó al tribunal que les permitieran volver a la cárcel de Piñero hoy para regresar el jueves. 

“Tenemos que ir para que nos dejen pasar paquetes con comida para las fiestas”, señaló Monchi al micrófono. Sin embargo, el juez Ismael Manfrin resolvió que sigan detenidos hasta el jueves en el subsuelo del Centro de Justicia Penal, tal como se había definido al comienzo del juicio.

El Tiburón en el comando, el careo y la interna policial

Una policía que trabajó con el imputado por presunta asociación ilícita Juan Delmastro se presentó a declaración testimonial este lunes. Se trata de la mujer que en la etapa de instrucción dijo que lo apodaban “Tiburón”, sobrenombre que figura en escuchas por darle datos a Machuca para poder atacar a tiros un supuesto búnker en el que luego murió la adolescente Lourdes Cantero. Ese homicidio también se juzgará en este juicio desde febrero.

Según Delmastro, la mujer le guardaba rencor y manifestaba en la fuerza que él era “alcahuete” de su superior. Agregó que la testigo trabajó sobre escuchas telefónicas y tuvo acceso a una comunicación donde surgió el dato de la ubicación de un Volkswagen Bora que le robaron al ex ministro de Justicia Héctor Superti y se lo pasó a su marido que se desempeñaba en Seguridad Personal. “Casualmente lo encontró Seguridad Personal, entonces la sacaron (de su área)”, comentó al tiempo que añadió que después él ingresó a inteligencia de la Policía por pedido del jefe que la desplazó de su cargo. “Por eso me tiene bronca”, aseguró.

Sobre el sobrenombre Tiburón que lo vinculó al crimen de Lourdes Cantero –fue condenado como partícipe secundario– y a la asociación ilícita dijo: “Para ser agente del comando se decía que tenías que comerte un hombre, por eso le decían Tiburón a todos los del comando. Quiero saber si alguna vez me vio con un hombre”. El relato del imputado hizo referencia a que por aquel entonces supuestamente un uniformado que trabajaba en esa unidad debía tener relaciones sexuales con un trans. 

“En drogas había 6 o 7 personas que venían de Comando y le decían Tiburón y al único que apunta es a mí”, señaló Delmastro y amplió dirigiéndose a la testigo: “Yo la perdono por lo que hizo, la que nunca la va a perdonar fue mi esposa por la bebé que perdimos”.

La declaración del “Pipa”

Un policía imputado en la presunta asociación ilícita, Guillermo “Pipa” Cardini, hizo uso de la palabra este lunes. Señaló que aún desconoce cómo terminó vinculado a la organización por supuesto cohecho y encubrimiento agravado.

Cardini fue subjefe de de la sección Sustracción Automotores de la Policía. Está sospechado de haber realizado un procedimiento en una cochera situada en pasaje Juana Blanco al 6000 donde había una moto de agua y un vehículo de miembros de la banda que no fueron secuestrados en esa ocasión, cuestión que sí ocurrió tiempo después por otra dependencia. En una escucha, Monchi Cantero indica a Mariano Ruiz –condenado en un abreviado en 2015– que un “Pipa” de Automotores les había avisado de un allanamiento que se iba a hacer en ese lugar. En otra comunicación telefónica hablaron de un pago.

“La situación por la que terminé acá es por una escucha con mi apodo. Efectivamente, me dicen Pipa. No sé en qué marco se da esa comunicación. Al día de hoy no la entiendo. Intenté ver en mi mente quién es la persona que me nombra en esa comunicación. Si alguna vez lo vi. Si he compartido algo con él. No me hago cargo en absoluto de lo que se me acusa. Del procedimiento de pasaje Blanco creo haberme enterado en el transcurso del día”, manifestó.

Ante la consulta del fiscal Fernández Bussy, el imputado afirmó tener un Renault Twingo azul del año 1999. De acuerdo al testimonio de un vecino de la cochera de Juana Blanco al 6000, había visto a un hombre delgado, alto y de lentes en un Twingo azul. No obstante, Cardini negó haber estado ahí. “No entiendo por qué menciona eso. No quiero pensar mal. Es probable que haya visto un auto similar”, concluyó.