La Cámara de Diputados debate la reforma tributaria

''

El oficialismo en la Cámara de Diputados buscará sancionar esta tarde el proyecto de ley de reforma tributaria que, entre otras cosas, contiene un nuevo sistema para la distribución del impuesto a las Ganancias entre la Nación y las provincias, grava la renta financiera y aumenta una serie de impuestos internos como el de la cerveza y el de los cigarrillos.

La continuación de la sesión especial convocada por el oficialismo empezó a las cinco de la tarde, luego de que el plenario legislativo decidiera pasar esta mañana a un cuarto intermedio tras la aprobación de la reforma previsional.

Durante la sesión, el oficialismo apunta a que se discuta el resto del temario que contempla, además de la reforma tributaria, el revalúo de los balances empresarios y la autorización al presidente Mauricio Macri para entrar y salir del país el año próximo sin tener que pedir permiso al Congreso cada vez que encabece una misión al exterior.

Cambiemos tiene el objetivo de que hoy este proyecto reciba la media sanción para que luego el Senado lo convierta en ley. La iniciativa oficialista establece un nuevo sistema de distribución del impuesto a las Ganancias entre la Nación y las provincias, gravar la renta financiera y aumentar determinados impuestos internos como el de la cerveza y el del cigarrillo.

El borrador de la iniciativa impulsada por el Gobierno fue modificado varias veces, como en el caso de las bebidas azucaradas, sector para el que se decidió mantener el actual impuesto de 4% para aquellas gaseosas que tienen jugo de limón y 8% para las analcohólicas, con o sin azúcar.

Un punto clave del proyecto es la derogación del Fondo del Conurbano (que se solventaba con el 10% de Ganancias aunque con un tope de $650 millones) y la distribución del 20% recaudado del impuesto a las Ganancias que se derivaba a la ANSES entre las provincias y Nación por el sistema de Coparticipación federal; en tanto, el sistema previsional se financiará con la totalidad de la recaudación del impuesto al cheque. Otro eje del proyecto es la exención del impuesto a las Ganancias para los inversores no residentes en la Argentina, salvo en el caso de que operen en el mercado de Lebacs.

Uno de los puntos salientes es la rebaja a la mitad del IVA de las carnes de pollos, cerdos, y conejos, con el objetivo de que bajen los precios de esos productos alimenticios. Otro de los cambios sustanciales que propone el oficialismo está vinculado a los impuestos internos a la cerveza, que vería elevado del 8% al 17% el tributo que paga al Estado.

Además, las empresas no pagarán aportes patronales hasta una remuneración bruta de $12.000 para 2022, en una escala que comienza el año próximo con $2.400, sigue en 2019 con $4.800, en 2020 con $7.200 y en 2021 con $9.600 pesos.

Con este proyecto, el oficialismo buscan que la reforma sea “gradual” y que de aquí a 2022 la presión tributaria caiga en al 1,5% del PBI con el objetivo de alentar la inversión y la creación de empleo.