Diez años de cárcel para el ex presidente de San Martín de Tucumán

''

Ambos fueron encontrados culpables de liderar una asociación ilícita dedicada al lavado de activos y con negocios espurios con el fútbol, en los tiempos de Julio Grondona. Además, están relacionados también con redes de trata de blancas y otros delitos.

Rubén ”la Chancha” Alé, ex presidente de San Martín de Tucumán y su hermano, Ángel ”el Mono” fueron condenados a 10 años de prisión por el Tribunal Federal de Tucumán. Además de ellos dos, también fue condenada María Jesús Rivero, ex mujer de ”La Chancha”, pero a seis años de prisión. Los tres, culpables de liderar una “asociación ilícita” dedicada al lavado de activos. Quienes resolvieron la causa fueron los jueces Alicia Noli, Gabriel Casas y Domingo Batule. Además de los tres mencionados, fueron condenadas diez personas más.

Se trató del mayor juicio por lavado de activos de la historia argentina. El procedimiento duró un año, se nutrió con alrededor de 100 testigos y, en su alegato final, el fiscal federal Pablo Camuña manifestó: “Se probó la existencia y el funcionamiento de una vasta organización criminal, histórica en la provincia, que desarrolló diversos planes delictivos durante más de una década” y agregó que “de esas actividades se obtuvieron ingentes ganancias y activos, a punto tal que tuvo que generar una subestructura cuya función fue la de colocar esos bienes en la economía legal, es decir, el lavado de activos”.

La fiscalía, entonces, había pedido 13 años de prisión para los líderes del Clan. Las querellas, entre las que estaban representantes de la Unidad de Información Financiera (UIF) y de la AFIP, pedían 20 años de prisión y que pagaran una millonaria multa de 10,6 millones de pesos. La causa contra el Clan Alé, que comenzó luego del informe que Susana Trimarco, madre de Marita Verón, presentó ante la UIF, en 2013. En el mismo, se pudieron establecer maniobras por casi $40 millones. El número exacto fue $39.556.960,52. Además, se probó, de parte de los hermanos, la utilización de diversas sociedades comerciales, como Cinco Estrellas S.R.L., Point Limits S.R.L. y la Transportadora Leonel S.R.L.

La pata del fútbol

La UIF también remarcó que hubo lavados por múltiples negociados con el fútbol. ”La Chancha” fue durante años dirigente del Club Atlético San Martín de Tucumán, incluso, lo presidió años después de, en compañía de su hermano, liderar el paravalancha ”Ciruja”. La UIF le solicitó al tribunal que envíe a la jueza federal de Capital María Romilda Servini la declaración de Rivero, allí la mujer confirma como la AFA negociaba con los cheques entregados a los clubes, con fecha diferida.

Rivero, que manejaba junto a ”La Chancha” la Sociedad Gerenciadora Deportiva NOA, contó en el juicio que la AFA le daba a Alé, como dirigente del club, cheques diferidos que ellos debían ir a cambiar a una cueva porque necesitaban el dinero en el momento.

Eso es lo que está investigando María Servini en la causa 4995/2014 caratulada “jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación, Asociación del Fútbol Argentino s/ defraudación contra la administración pública”. La maniobra habría consistido en obligar a cambiar los cheques en una cueva relacionada a dirigentes de la AFA, que se quedaba con el 40 % del monto.

La Justicia probó y condenó a los hermanos Alé por haber manejado, durante una década, una asociación ilícita responsable del lavado de ese dinero proveniente de la trata de mujeres, el juego ilegal, el narcotráfico, el robo de cosechas y varias extorsiones. Ambos fueron señalados por Susana Trimarco por el secuestro y desaparición de su hija, Marita Verón, ocurrido en 2002 para ejercer la prostitución en La Rioja.