El blanqueamiento dental, ¿tiene efectos secundarios?

''

El blanqueamiento dental ha aumentado su popularidad en los últimos años. Es muy común que las personas quieran someterse a este procedimiento para que su dentadura se vea mejor.

Si bien los especialistas señalan que se trata de un procedimiento sencillo e indoloro, puede tener algunos efectos adversos que es importante que el paciente conozca de antemano. A su vez, cabe destacar que la persona debe informar al odontólogo acerca de los problemas que pueda tener -tales como alergias o alguna patología preexistente- previo a la realización del blanqueamiento. Así, se podrán evitar consecuencias no deseadas tanto para el paciente como para el especialista.

La sensibilidad dental es una de los principales que pueden padecer los pacientes después de someterse a un blanqueamiento dental. Es más, se estima que más de la mitad de las personas que se realizan un procedimiento de estas características sufren este síntoma.

Se trata de un afecto adverso esperable y normal, es decir, que no debe ser una preocupación para el paciente. Existen herramientas que pueden ayudar a aliviar este síntoma, como los geles desensibilizantes. Los especialistas recomiendan utilizarlos tanto antes como después de realizado el blanqueamiento.

Otro de los efectos secundarios que suelen aparecer después de este tratamiento es el dolor de encías. Se produce porque uno de los productos que se utiliza en el procedimiento -el peróxido de hidrógeno- tiende a irritar las encías si se filtra por debajo de la capa protectora que colocan los dentistas.

Te puede interesar

Los peligros y tratamientos ilegales del maquillaje ocular

Las reacciones alérgicas también puede ser una consecuencia de este procedimiento. No son frecuentes, pero se pueden producir reacciones de estas características a alguno de los componentes químicos de los agentes blanqueadores. En caso de sentir algún tipo de molestia durante el proceso, es importante que el paciente se lo haga saber al odontólogo, de modo tal que la reacción no avance.

A su vez, los productos utilizados pueden causar quemaduras si no se han respetado los parámetros ideales de conservación. Otro de los motivos puede ser que los compuestos tengan un mayor porcentaje de los productos indicados para el tratamiento. Los labios, las encías y en algunos casos la lengua pueden verse afectados por lesiones de este tipo.

Ante la aparición de cualquiera de estas molestias el paciente deberá concurrir al dentista que realizó el tratamiento para una revisión. Es probable que no se requiera tratamiento, pero esto debe ser determinado por un especialista.

Por último, cabe señalar que cualquiera de estos efectos secundarios puede aparecer durante el tratamiento. Es probable que si esto sucede se deba interrumpir el proceso, para lo cual es crucial informar al especialista de inmediato.

iprofesional