Revelan que EE UU financió programa para investigar OVNI’s

''

El Pentágono ha reconocido la existencia de un misterioso programa de millones de dólares encargado de investigar las observaciones de Objetos Voladores No Identificados (OVNI).

Según el departamento de Defensa, el programa concluyó en 2012, pero el New York Times afirmó el sábado que dichas investigaciones continúan.

Según el diario, entre 2007 y 2012 el programa, llamado Advanced Aerospace Threat Identification Program (Programa de identificación de amenazas aeroespaciales avanzadas), documentó extraños objetos volantes que viajaban a gran velocidad sin propulsión visible o en posición estacionaria sin medios aparentes de sustentación.

En uno de los videos obtenidos por el New York Times se ven dos aviones caza estadounidenses que persiguen un objeto oval del tamaño de un avión de pasajeros, a lo largo de la costa californiana en 2004. 

El programa, con un presupuesto de 22 millones de dólares y solamente conocido por un pequeño número de responsables, fue iniciado por el exsenador demócrata de Nevada, Harry Reid, que sentía un interés particular por este tipo de fenómenos. 

Gran parte del dinero terminó en una empresa de investigación aeroespacial de un magnate amigo suyo y patrocinador electoral, Robert Bigelow, que actualmente trabaja con la NASA y que se dijo “absolutamente convencido” de que los alienígenos existen y que OVNIs visitaron la Tierra.

Los fenómenos de aeronaves no identificadas fueron reportados por pilotos y otros militares según los cuales lo que habían observado desafiaba las leyes de la física, con objetos que se movían a altas velocidades sin signos visibles de propulsión o que efectuaban volteretas sin aparentes medios para alzarse en vuelo.

Una de las posibles teorías para explicar tales fenómenos, de acuerdo con un miembro del staff parlamentario, es que una potencia extranjera -quizás Rusia o China- había desarrollado tecnologías de última generación que podían amenazar directamente a Estados Unidos.

Sin embargo, nunca se tuvo alguna prueba de ello. Tanto es así que en 2012 se interrumpieron los fondos. “Se decidió que existían otras y más altas prioridades que merecían ser financiadas y fue en el mejor interés del Departamento de Defensa hacer un cambio”, explicó un vocero del Pentágono, Thomas Crosson. 

Luis Elizondo, oficial de inteligencia militar que administró el programa en el 5to. piso del anillo C del Pentágono, sostuvo que continuó trabajando -fuera del Pentágono- con funcionarios de la Marina y la CIA hasta octubre pasado cuando redactó su renuncia polémica al secretario de Defensa, James Mattis.

“¨Por qué no invertimos más tiempo y más esfuerzos en este tema?”, preguntó, lamentándose por el excesivo secreto y la oposición interna que caracterizó al programa.

Tras la publicación de la investigación del New York Times este sábado, Reid concluyó en su cuenta de Twitter: “No tenemos las respuestas pero tenemos muchos elementos para justificar el hacerse preguntas”.