Hay menos infractores debido a los controles de alcoholemia

''

El 2017 cerrará el año con más controles de alcoholemia, pero con una menor cantidad de conductores alcoholizados. La persistencia de los operativos confirma una tendencia a la baja en el último lustro.

Entre enero y noviembre del año pasado se detectó al 6,8 por ciento de los conductores ebrios al volante, mientras que en los últimos 11 meses de este año los infractores bajaron al 5,73 por ciento.

Con un número en aumento de los controles en la vía pública por parte de los agentes, los conductores ebrios vienen en caída. Si en 2016 se hicieron 27 mil alcohotest arrojando un 6,8 por ciento de dosaje por encima de lo permitido (0,50 miligramos de alcohol en sangre) en lo que va de 2017 ya se efectivizaron 31.097 controles con 1.783 positivos (un 5,73 por ciento).

Lo singular de este 2017 es que desde mediados de año comenzaron las mediciones de narcolemia. Fueron 361 test con 145 positivos. De ellos, 40 fueron conductores que no están radicados en la ciudad.

Las tareas fueron llevadas adelante por la Dirección General de Tránsito y la Dirección General de Fiscalización de Transporte.

A la hora de valorar los datos, el actual secretario General y ex titular de Control y Convivencia, Gustavo Zignago, consideró que existe un cambio de actitud en la ciudadanía a partir de los persistentes controles callejeros durante el último lustro.

“El vecino respondió acompañando con nuevas estrategias de conducción y traslado, utilizando el sistema de transporte público”, resumió el funcionario y subrayó la importancia de los medios de comunicación en la difusión de los operativos.

La baja en la conducción con altos niveles de alcohol en sangre redunda en beneficios para el presupuesto en salud. Cabe recordar que en los últimos 6 años los accidentados que ingresaron al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) presentan una drástica reducción del 43 por ciento. El descenso se reafirma con otro número: en 2016 se registró la tasa más baja de accidentes de tránsito del último lustro. La disminución se dio tanto en los accidentes de tránsito sin lesionados, como en las atenciones que llegaron al Heca.

Justamente, datos del Sistema Integrado de Denuncias de Accidentes de Tránsito (Sideat) actualizados a noviembre expresan una tendencia a la baja en choques sin lesionados.

Si el 2016 cerró con 29.499 accidentes de estas características, hasta noviembre de 2017 la cifra fue de 24.665, lo que muestra una tendencia a la baja.

El mes pasado, (al igual que la tendencia de meses anteriores) los rosarinos chocaron mayor cantidad de veces entre las 11 y las 13; y luego entre las 17 y 19.

Los días en que más se choca: los viernes en primer lugar y en segundo término, los lunes.

Si se analiza el informe 2016 del Sideat, Oroño y Pellegrini sigue al tope de la esquina con mayor número de siniestros. Una rotonda que prevalece inalterable al paso del tiempo y confirma en las estadísticas que sigue siendo el lugar de mayor accidentología. En segundo lugar se ubica Avellaneda y Carballo, y en tercer lugar Avellaneda y Santa Fe.