Mujeres taxistas no trabajarían de noche si no hay seguridad

''

Integrantes de la Cámara de Mujeres Taxistas de Rosario buscarán reunirse hoy con el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, para advertirle que si no se refuerza la seguridad en las calles, ellas no trabajarán más en el turno noche, horario en el que manejan unos 40 taxis. La advertencia llegará tres días después de que una colega recibió un balazo en la cara en un aparente intento de robo en la zona oeste. La taxista continúa internada en el Heca, al tiempo que avanza la investigación para dar con los agresores.

Según adelantó ayer la titular de la Cámara que nuclea a las mujeres taxistas de la ciudad, Natalia Gaitán, referentes del sector mantendrán hoy, previo al intento de diálogo con el ministro, un encuentro con las autoridades del área de Servicios Públicos y Movilidad, Mónica Alvarado y Carlos Comi.

En el cónclave les expresarán sus inquietudes sobre la inseguridad con la que están trabajando en horarios nocturnos. Según reveló Gaitán, “la mayoría de las mujeres cubre el horario de 14 a 2 de la mañana, y están expuestas a situaciones de violencia”.

En esa línea, remarcó que “la inseguridad durante la noche no es exclusiva de los taxistas, también sucede en los colectivos. Lo vemos cada noche, en los barrios los ómnibus circulan con las luces internas apagadas, prácticamente no paran y cambian los recorridos para que no los asalten”, remarcó la referente gremial.

En los taxis la situación no es muy distinta. “Durante las noches no vemos la presencia policial que tanto se declama, por eso queremos reunirnos con el ministro, para plantearle esa preocupación”, confió Gaitán.

Ese intento de reunión lo llevarán adelante hoy, luego del encuentro que tienen pactado con los funcionarios municipales durante esta mañana.

El ataque

Mientras tanto, los pesquisas avanzan en la investigación con el objetivo de dar con los agresores de Silvia Esther Sánchez, la taxista de 55 años que el viernes a la noche recibió un disparo en el rostro cuando acababa de dejar pasajeros en el Pasaje 1001 y Servando Bayo.

Por el momento, se conoció que hay medidas de inteligencia de calle para identificar a quienes balearon a Sánchez. De acuerdo a las versiones que maneja Fiscalía, los presuntos delincuentes serían dos y habrían intentado robarle a la taxista cuando bajaron del vehículo los pasajeros que había transportado hasta esa zona.

El ataque se produjo el viernes pasado, cerca de las 21.30, y luego de recibir el balazo que le atravesó el rostro de pómulo a pómulo, Sánchez condujo algunas cuadras hasta que se detuvo. Allí fue asistida por un joven que la subió a su moto y la trasladó hasta el Heca, donde permanece internada desde ese día “hemodinámicamente estable”.

Gaitán, su colega, destacó ayer que deberá afrontar algunas cirugías y agradeció la “contención psicológica que el municipio le brindó a su familia”.

Si bien no hay detenidos, algunas versiones orientan la investigación hacia un grupo de adolescentes que suele merodear por la zona de Servando Bayo y Cerrito, y que tendría a maltraer no sólo a los taxistas y colectiveros que surcan el barrio, sino también a los vecinos de ese sector de la zona oeste de la ciudad.

“Acá la clave pasa por realizar más patrullajes, por que los corredores seguros funcionen y los policías estén a la vista”, confió ayer Gaitán, que espera poder trasmitirle todos esos planteos hoy al ministro Pullaro.