Última etapa del entubado de Joaquín V. González

''

La UTE que está a cargo de las obras ya está finalizando el entubado de la calle Joaquín V. González, una de las partes secundarias del proyecto que se está llevando adelante en la zona Norte y que cambiará de manera esencial el saneamiento hídrico de esa parte de la ciudad. El viernes, las máquinas estuvieron colocando los últimos caños, llegando al inicio del canal, en la intersección con calle Brasil, completando el cubrimiento del antiguo zanjón que se extendía por más de un kilómetro.

El proyecto completo del entubado del canal Norte, que demanda una inversión total superior a los 130 millones de pesos, tiene dos obras secundarias muy significativas. Una es el entubado de calle Joaquín V. González, y el otro el del desagüe conocido como Woodgate, que corre paralelo a las vías del NCA.

En el caso de Joaquín V. González, se entubó con una doble fila de caños de hormigón, que en la parte más cercana al Canal Norte tienen un diámetro de 1,20 m. cada línea, mientras que desde Gabriel Maggi hacia el Sur tienen 1 metro de sección.

Vecinos del lugar comentaron que el zanjón de Joaquín V. González fue abierto hace más de 40 años. La historia es bien conocida por quienes residían allí: cuando se pavimentó calle Brasil, durante una de las gestiones del exintendente Rodolfo Muriel, se aceleró el drenaje del agua hacia ese sector, donde todavía funcionaba el ferrocarril Belgrano. Las inundaciones eran periódicas y las sufrían sobre todo los pocos vecinos que residían en la zona de Brasil y Joaquín V. González. Con la apertura de la canalización, y su posterior ensanche, las aguas se evacuaron más rápidamente y ya no se registraron anegamientos, pero el zanjón abierto se “comió” parte de la calzada de la calle y además, por su profundidad, se constituyó en una barrera que impedía el paso de los vecinos hacia la ciclovía construida sobre la traza de las viejas vías del Belgrano. Por supuesto también era un peligro para el tránsito. De hecho, hace muchos años se produjo un accidente fatal, cuando el conductor de un Renault 12 no pudo frenar a tiempo y terminó con su auto “clavado” en el zanjón, falleciendo por las heridas recibidas, en el cruce con calle 14 de Julio.

Ahora, la canalización permitirá nivelar y reacondicionar la calle Joaquín V. González, tender un ripio que la haga más transitable y segura y quizás también ir pensando en un cordón cuneta que ordene mucho mejor la zona, a la espera de contar con algún financiamiento nacional o provincial que ayude a pavimentar la arteria, dado que sería imposible ejecutarla por el sistema común de contribución por mejoras: el frentista del lado Este es el Estado, dueño de los terrenos del ferrocarril; y a lo largo de la mano Oeste los frentistas son familias humildes o bien nuevos propietarios que están ejecutando sus viviendas con créditos que aún están pagando, lo que dificultaría notablemente la imposición de la carga que impone pagar en forma completa una obra de pavimento.

Por otra parte, la pavimentación de la calle Joaquín V. González será clave para la seguridad del tránsito en el barrio Italia, toda vez que permitirá una alternativa a la avenida Italia, que hoy por hoy es la única calle del barrio que llega desde Brasil a Gabriel Maggi sin estar cortada o tener desvíos, y por esa razón canaliza el tránsito de salida y entrada hacia el Zazpe, Virgen del Rosario y otros sectores del Norte de la ciudad.

En lo que respecta a la traza principal del canal Norte, las obras podrían iniciarse en febrero, dado que se están finalizando algunos estudios sobre el suelo, así como otros aspectos de importante complejidad técnica.