Tras críticas a Bullrich, Policía porteña a cargo del operativo

''

Tras los cuestionamientos de buena parte del arco político y las organizaciones que denunciaron prácticas represivas por parte de los efectivos a cargo del operativo durante la marcha para rechazar el tratamiento de la ley previsional en el Congreso, el Gobierno decidió que hoy no sea Patricia Bullrich la responsable de prevenir incidencias y trasladó la responsabilidad a la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. 

“No queremos que se repitan las imágenes de violencia que se registraron la semana pasada”, confió un funcionario nacional a Ámbito Financiero asumiendo tácitamente que los resultados del dispositivo federal no estuvieron a la altura de los requerimientos. Ayer el ministro porteño Martín Ocampo estuvo reunido con los jefes de la fuerza a cargo de Marcelo D´Alessandro supervisando los alcances del despliegue, que representará un desafío para el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, quien fue tildado de “blando” en el pasado por no cumplir con el protocolo antipiquetes. “Ni duros, ni blandos, para nosotros la represión siempre es el último camino tras agotar todas las instancias de diálogo con los manifestantes”, afirmó el ministro de Seguridad de la ciudad en aquella oportunidad.

Hoy habrá unos mil efectivos afectados al operativo dispuesto fundamentalmente en el corredor que une la Plaza de Mayo con el Congreso de la Nación, zona que durante el domingo fue vallada para evitar el acceso de quienes no tengan la autorización de ingreso correspondiente. “Contamos con la experiencia, la preparación y los materiales necesarios como para desempeñar la tarea que nos demanda la coyuntura, sabemos que existen sectores intencionados en provocar incidentes, más allá de los justos reclamos de quienes se oponen al debate en el Parlamento y no vamos a permitir que empañen la jornada “, explicó uno de los funcionarios que estará a cargo del operativo de este lunes. 

Durante el fin de semana, dirigentes opositores y oficialistas reclamaron explicaciones acerca de las responsabilidades por lo ocurrido el jueves pasado, ya que según lo acordado oportunamente entre las carteras de la Nación y la Ciudad, la seguridad dentro del territorio porteño debía quedar a cargo de la policía de Rodríguez Larreta. Según un comunicado del Ministerio de Seguridad de la Nación, el cambio de fuerza se debió a que durante la semana pasada la policía porteña se encontraba afectada a la reunión de la OMC en Buenos Aires. “En ese marco y con carácter excepcional las Fuerzas Federales bajo la conducción del Ministerio de Seguridad y la coordinación operativa de la Secretaría de Seguridad cubrieron las necesidades de brindar seguridad al Congreso de la Nación frente a amenazas de tomas del mismo y de acciones violentas”, explicaron. A partir de este lunes, terminada la cumbre, “se vuelve a la normalidad operativa y la Ciudad asume su responsabilidad sobre su jurisdicción”. La Gendarmería sólo prestará apoyo “de manera subsidiaria”.

Cortes en los accesos

“Mañana a partir de las 8 vamos a hacer cortes en todos los accesos a la Ciudad de Buenos Aires y en todo el país”, aseguró el coordinador nacional de Barrios de Pie, Daniel Menéndez. Y adelantó que también con la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y otras organizaciones sociales se concentrarán desde las 12 horas en el cruce de la Avenida de Mayo y 9 de Julio para marchar al Congreso. En tanto, la CTA Autónoma convoca a concentrar desde el mediodía en Avenida de Mayo y Rodríguez Peña para movilizar al Congreso. Además, cerca de 40 sindicatos entre los que se encuentran la Corriente Federal de Trabajadores, gremios del Movimiento de Acción Sindical Argentino, la UOM, Unión Docentes Argentinos, Canillitas y el Suterh, entre otros, se sumarán a la protesta. “En los accesos siempre trabajan mancomunadamente las fuerzas federales con las de la Ciudad, por lo que habrá operativos conjuntos para garantizar la seguridad en cada uno de los cortes”, confiaron fuentes oficiales.