Un disidente de Cartes ganó las primarias presidenciales

''

El senador disidente Mario Abdo Benítez fue electo el domingo candidato presidencial del gobernante Partido Colorado para los comicios generales de abril en Paraguay, un resultado que asestó un duro golpe al presidente Horacio Cartes.

La victoria de Abdo Benítez, cabeza de la disidencia del conservador Partido Colorado, se interpreta como una derrota de Cartes, que había avalado a Peña durante la campaña, que desembocó en las elecciones internas que el domingo celebraron las agrupaciones y movimientos partidarios del país.

Abdo, hijo de un jerarca de la dictadura de Alfredo Stroessner, venció en las urnas al ex ministro de Hacienda Santiago Peña, un joven economista que era la apuesta del mandatario para continuar con su línea de Gobierno.

Abdo Benítez ganó además con cierta holgura al imponerse a Peña con 564.811 votos (50,93%) frente a los 480.114 (43,29%) del ex ministro de Hacienda, según los datos preliminares del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE), con el 98,74% de las actas escrutadas.

“La soberbia ha sido vencida hoy y para siempre (…) todos tenemos cicatrices pero tendamos un puente para unir primero al partido colorado y después a la familia paraguaya”, declaró Abdo en un discurso conciliador frente a sus simpatizantes.

Todos los partidos celebraron elecciones internas pero el foco estaba puesto en el ganador de la reñida contienda colorada. En el Partido Liberal, segunda fuerza política del país, el vencedor de las primarias fue el abogado Efraín Alegre, algo que se esperaba.

El grupo de Alegre se presentará aliado con el izquierdista Frente Guasu del ex mandatario Fernando Lugo, que postula al periodista Leo Rubín como vicepresidente.

Abdo, conocido como “Marito”, es hijo del secretario privado del ex dictador Alfredo Stroessner -que gobernó Paraguay de 1954 a 1989- y llegó a la candidatura apoyado por el ala más conservadora de la Asociación Nacional Republicana (ANR), nombre formal del Partido Colorado.

Empresario del sector de la construcción, es senador desde el 2013 y basó su campaña en fuertes críticas al Gobierno y en evocar la tradición del partido ante la poca militancia de su rival, que se afilió a la agrupación el año pasado.

Su victoria representa un golpe al proyecto político impulsado por Cartes, un acaudalado empresario que irrumpió en la arena política hace poco más de cinco años y provocó una profunda división dentro del partido al dejar de lado a líderes tradicionales que formaron una fuerte disidencia interna.

“Reconocemos la tendencia favorable al senador Mario Abdo para representar a la ANR en las elecciones presidenciales”, dijo Cartes en Twitter.

En varias ocasiones, Abdo cerró filas con la oposición en el Congreso para frenar iniciativas del Gobierno generando enfrentamientos políticos, como ocurrió con el estudio del Presupuesto 2017 o con la fallida iniciativa del mandadario de enmendar la Constitución para introducir la reelección.

En las primarias internas también estaban en juego, además de las candidaturas a la Presidencia y la Vicepresidencia, las de los aspirantes a ocupar los escaños del Congreso en 2018, y también las jefaturas de los gobiernos departamentales.

Sin embargo, las candidaturas al Senado no se anunciarán hasta la próxima semana, cuando las divulguen los tribunales electorales de los partidos.

El interés radica en si los candidatos al Congreso de la lista de Abdo Benítez superan a la de Peña, con el aliciente de conocerse si Cartes es uno de los elegidos, ya que se presentó por el número uno en la lista del ex ministro de Hacienda a la Cámara Alta.

La jornada transcurrió sin incidentes y en ella estaban habilitados a votar alrededor de 3,5 millones de paraguayos.

Junto a los dos partidos mayoritarios, otros 19 celebraron sus internas, a la vez que 20 movimientos políticos, en su mayoría con listas para el Congreso y gobiernos locales.

Para el 5 de enero está previsto que el TSJE ofrezca los resultados oficiales de las internas.