Lifschitz: “Fue desproporcionado el accionar de gendarmería”

''

El gobernador Miguel Lifschitz, pese a la distancia, siguió muy de cerca la bochornosa sesión en Diputados del jueves, donde el oficialismo naufragó en su intento de aprobar el recorte en los haberes de los jubilados. “Fue sorprendente y desproporcionado la reacción de las fuerzas de seguridad y, en algunos casos, bastante provocativa”, evaluó el mandatario santafesino, criticando de esta forma el despliegue de las fuerzas de seguridad en las inmediaciones del Congreso, repartiendo balas de goma, palos y gases no sólo a los manifestantes, sino también a representantes del Poder Legislativo.

“Más allá de que uno podía prever, en el exterior del Parlamento, la existencia de grupos violentos, fue sorprendente la reacción de la policía”, precisó Lifschitz, al hacer una evaluación de lo ocurrido en Diputados. En ese sentido, dijo que en ese clima enrarecido, la propuesta de la diputada Elisa Carrió de levantar la sesión “fue de lo más inteligente”, ya que no parecía conveniente continuar de esa forma y “con un quórum discutido”, en referencia a la actitud de dos diputados de Cambiemos que se sentaron en su banca sin estar habilitados para hacerlo.

Lifschitz consideró que en temas de alto impacto social, como el salario de los jubilados, tiene que tener un consenso muy amplio, algo que el gobierno nacional pareciera no haber buscado. “En un tema como este no se pueden andar contando los votos para ver si sale por uno o por dos. Esto requiere un debate público”, consideró.

Negativa

El gobernador negó que haya recibido llamados y presiones para forzar al diputado Luis Contigiani, del Frente Progresista, a votar a favor del proyecto oficial, u obligarlo a sentarse en su banca para facilitar el quórum. “No hubo nada de eso, él (por el ex ministro de la Producción) votó de acuerdo al mandato que le dio el Partido Socialista”, aseguró.

Con respecto al corazón del proyecto, que el gobierno nacional insistirá en aprobarlo el próximo lunes, Lifschitz dijo que nunca lo conoció en detalles, ya que esa es una potestad de los legisladores, no de los gobernadores. “Sí incluimos, por instancia mía y de otros colegas, cuando discutimos el pacto fiscal, que cualquier tipo de incremento tenía que ser por arriba de la inflación, tenía que aplicarse el 82 por ciento móvil para las jubilaciones mínimas y que se eliminaran las de privilegio. Nunca se habló de cómo tenía que ser la fórmula de movilidad. En esa negociación no participé”, aseveró.

Bajar el tono

Lifschitz, que a la mañana había manifestado que los gobernadores habían firmado el pacto fiscal “en un marco de mucha presión”, luego bajó el tono y aludió que no fue un un contexto de apriete del gobierno nacional, sino en un ambiente político de “urgencia”, ya que estaba la posibilidad de que la Corte Suprema avalara el reclamo de la provincia de Buenos Aires para actualizar el fondo del conurbano, una decisión judicial que iba a impactar en las arcas del resto de las provincias.

“Logramos mejorar mucho la propuesta inicial, que era muy perjudicial para las provincias, y en particular para Santa Fe. En nuestro caso, mantuvimos firme el reclamo del 15 por ciento por la retracción indebida de la coparticipación, que tiene una sentencia firme de la Corte Suprema. Es más, el gobierno se comprometió a realizar una propuesta de pago antes del 31 de marzo”, aseguró el gobernador santafesino.

Por último, Lifschitz prefirió no opinar sobre el acuerdo que arribó ayer el gobierno con algunos gobernadores en torno al bono compensatorio. “No conozco los detalles”, dijo, pero insistió en que el proyecto debería tener un consenso que por ahora no tiene.

En ese sentido, opinó que el proyecto oficial debería aprobarse con cambios que aseguren beneficios para los jubilados, algo que parece innegociable para el gobierno, ya que lo tratarán el lunes tal como salió de la Cámara de Senadores.