Murió el ciervo que fue perseguido días atrás

''

El ciervo que fue perseguido, un par de semanas atrás, por dos motociclistas en las calles de Granadero Baigorria, falleció producto de las graves lesiones recibidas en aquel episodio, donde fue baleado con una escopeta.

Un vecino de la ciudad lo asistía en su campo, hasta donde lo llevó para convivir con algunos potrillos y vacas.

El ciervo había cobrado notoriedad cuando, perseguido, rompió la vidriera de un Rapi-pago en el barrio Los Robles. Vale indicar que a pesar de la alocada persecución y los disparos efectuados contra su cuerpo, el animal logró escapar.

El simpático rumiante se mostraba muy confiado con sus nuevos “amigos”, con los que llegó, luego de algunos días, compartir la comida y el agua.

Pero los perdigones que recibió fueron demasiado, y la falta de una atención sanitaria adecuada, en el teimpo correcto, provocó su muerte.

A pesar de los esfuerzos, no se halló a un profesional especializado para poder someterlo al tratamiento correcto, esto es, un quirófano para poder extraerle los perdigones que eran muy visibles en diferentes partes del cuerpo.

Fue encontrado sobre unos matorrales lindantes al predio.

Según indicó este vecino, el animal era un macho, de unos tres años y medio. “Era un bicho espectacular. Se hacía querer en el contacto con el resto de los animales. Que bestias los que les dispararon salvajemente”, puntualizó.